Billete de vuelta

El vía crucis de Rubiera

28.03.2013 | 00:00
El vía crucis de Rubiera
El vía crucis de Rubiera

El concejal de Cultura de Gijón ha emprendido de «motu proprio» el empinado Gólgota de su Semana de Pasión minera. Nadie ha crucificado a Rubiera por su última «boutade»: se ha autoinmolado, ha sido él solito quien se ha puesto en pompa mirando a las Cuencas, por mucho que pretenda, como es costumbre de la casa, matar al mensajero. El vía crucis del edil de la lira sólo alcanza la segunda estación y ya le han llovido latigazos a diestra y siniestra, tal que si la pretora Moriyón sometiera a referéndum el puesto de concejal fiestero el pueblo pediría a Barrabás o a Cholo Juvacho antes que al ínclito. Ocurre que cada vez que este personaje abre la boca se rasga el templo, Jesús, qué cruz. Y la Alcaldesa calla. O, como Pilatos, se lava las manos.

Enlaces recomendados: Premios Cine