Editorial

Gijón requiere un plan urbanístico de consenso

19.09.2015 | 05:22
Gijón requiere un plan urbanístico de consenso

Los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento han comenzado a discutir esta semana el que va a ser uno de los asuntos más calientes del actual mandato municipal: la revisión del Plan General de Ordenación (PGO), el documento técnico que ha de regir la gestión del urbanismo en la ciudad en los próximos años y que está llamado a corregir los defectos que hicieron que el anterior planeamiento fuera "tumbado" por los jueces. Hay que recordar que el PGO de 2011, aprobado por la última Corporación de izquierdas en Gijón, fue anulado por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias en 2007, confirmada posteriormente en 2014 por el Tribunal Supremo.

Los grupos parten de la base de un documento de prioridades encargado por el Ayuntamiento al Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias y de una propuesta de aprobación inicial que dibuja los distintos escenarios posibles para la urgente revisión del Plan. Sobre la mesa política está, para ser sometida a debate, la rebaja casi a la mitad de las previsiones de construcción de viviendas en Gijón, unas mil al año, lo que en la práctica supone la anulación, sin duda polémica, de los grandes suelos urbanizables de la anterior propuesta urbanística caída en desgracia: Castiello, Granda y Porceyo.

Otro de los asuntos espinosos de la discusión del nuevo Plan que acomete esta semana una comisión especial en la que cada grupo político está representado por un concejal es cómo resolver el futuro urbanizable de la parroquia de Cabueñes, una de las más combativas tradicionalmente contra los propósitos del Ayuntamiento en materia de edificación. Parece claro por dónde van los tiros por parte de Foro y Xixón Sí Puede, que podrían ir de la mano en la aprobación de los asuntos más relevantes del futuro planeamiento: sustituir la propuesta anterior de bloques de edificios por una solución de viviendas unifamiliares y optar por la ampliación del Parque Científico y Tecnológico hacia la zona este. Sobre el necesario vial para facilitar la salida del Hospital y del Parque Científico parece que gana fuerza la idea de mejorar y ampliar el actual antes que diseñar una nueva vía, como preveía el anterior PGO.

Qué hacer en El Natahoyo con el antiguo suelo vinculado al prácticamente extinto sector naval gijonés es otra de las cuestiones espinosas que los munícipes han de resolver en las próximas semanas, ante la urgencia del equipo de gobierno de llevar al Pleno la aprobación inicial del Plan antes de que finalice el año. Para conseguirlo va a hacer falta que todos los grupos políticos se empeñen en un sano ejercicio de debate y consenso, puesto que el urbanismo gijonés no puede seguir sometido a tan frecuentes vaivenes judiciales y políticos ni convertirse en arma arrojadiza contra el gobierno de turno. Para que así no ocurra, es imprescindible acordar un documento de base que recoja aspectos que contenten a las distintas sensibilidades políticas y sociales de la ciudad, ya que no sería de recibo diseñar un modelo urbano sin contar con la opinión de los principales actores que intervienen en la vida ciudadana.

No hay tiempo que perder en el afán de ayudar también a reanimar a un sector, el de la construcción, notable generador de empleo que, sin embargo, languidece por culpa de los efectos de la crisis económica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine