Cien líneas

Universidad del Deporte

El mausoleo hípico del PP, enemigo feroz del Real Oviedo, será cuna de la cantera azul

27.09.2015 | 03:43
Universidad del Deporte

Justicia poética. El desvergonzado hípico que se auto construyó Gabino de Lorenzo con 24 millones de euros de todos los ovetenses -más 1,2 al año en mantenimiento- va a acabar convertido en gran área deportiva del Real Oviedo así que el ruinoso mausoleo del PP, enemigo feroz, como nunca hubo ni habrá del equipo carbayón -ahí están las fotos con todos los mandarines en el palco del Engendro- será cuna fértil de la cantera azul. Sí, justicia poética al cubo.

Las conversaciones en curso tienen por encima de todo una virtud: la colaboración franca entre el Ayuntamiento de Oviedo y el Real Oviedo que es, con mucho, con muchísimo, con mucho más aún, el primer activo de la ciudad. El alcalde Wenceslao López y su gente ya empezaron a verlo el mes pasado y siguen en la buena línea.

El espacio de lo que aún figura como El Asturcón es inmejorable, enorme -algo así como tres veces Mareo: ojo, es solo una comparación métrica- y con las características de un excelente trampolín. Veamos.

Las ciudades deportivas se me antojan de otro tiempo. La meta a día de hoy son las Universidades del Deporte con estudios de Medicina, Psicología, Economía, Comunicación, Derecho, Telecomunicaciones... ahí está el Manchester City tanteando desde hace meses instalar en Asturias un centro. Si reunimos aquí tres o cuatro grandes equipos europeos podremos inaugurar una nueva frontera de alcance mundial.

El siguiente paso es elemental: un nuevo campo a construir en la Fábrica de Armas o donde se estime. Obviamente para jugar la Champions el Tartiere no vale y eso que costó cerca de 60 millones de euros. Con los mejores criterios en uso -modernidad, comercialización, perspectiva mediática, globalidad y tal y tal y tal- un campo deja de ser un coste para convertirse en negocio así que está al alcance de la mano.

Libres de liquidacionistas, terceristas y posterioristas el futuro del Oviedín es superlativo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine