Sol y sombra

Mensajes confusos

19.12.2015 | 04:47
Mensajes confusos

La indecisión ha marcado el inicio de la campaña, que sólo ha servido para devolvernos más indecisos, confundidos y hasta estupefactos a su fin de trayecto. Los mensajes de unos y otros han resultado ser tan contradictorios que impiden al elector llegar a una conclusión razonada sobre lo que tiene que hacer frente a la urna: fundamentalmente si se trata de saber para qué va a servir su voto.

Hemos escuchado tantas cosas sobre posibles pactos en una dirección y en la contraria por parte de todos que a estas alturas resulta imposible adivinar quién las dijo, por qué las dijo y si, al final, tendrán algún tipo de consecuencia veraz. El voto, más volátil de la cuenta, está demasiado en el aire porque, además de ser más que otras veces los que lo piden no sabemos exactamente qué es lo que quieren hacer con él. Y, fíjense, ni siquiera me estoy refiriendo a la política que están dispuestos a llevar a cabo los candidatos para mejorar las condiciones de los españoles y resolver los problemas del país. Únicamente hablo de la posibilidad de alcanzar acuerdos estables de gobierno.

Pablo Iglesias expresó su deseo ayer, sin ir más lejos, en el cierre de campaña, de construir entre todos una nueva Transición. Encabezada por él, claro, cuando todavía no hace mucho hablaba de cordones sanitarios. Albert Rivera mostró en el último minuto que está dispuesto a apoyar la candidatura del más votado. Hasta ahora había asegurado que, de no ganar, su partido sólo haría oposición. Rajoy ha hablado de grosse koalition con el PSOE sin Sánchez, de un pacto de gobernabilidad y también de otras cosas. En relación al candidato socialista, robotizado por sus asesores, no acertamos ya discernir sus palabras porque ha dicho de todo y, mayormente, de nada.

No es extraño que haya españoles que no sepan qué votar y a quién votar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine