Sol y sombra

Sánchez y el mestizaje

02.03.2016 | 04:02
Sánchez y el mestizaje

Pedro Sánchez inauguró ayer una cátedra de "mestizaje ideológico" pidiendo el no para Mariano Rajoy. Su mensaje transversal de que resulta imposible un gobierno de izquierdas y de que la diversidad no es escollo para entenderse -sigue empeñado en la cuadratura del círculo- choca, sin embargo, con la insistencia del cordón sanitario para el candidato más votado. Un candidato que, igual que él, vive una derrota aritmética, con un partido tocado por la corrupción, pero que ha logrado un aval en las urnas que no se puede ignorar fácilmente. La vida es así.

Pero se trata de hacer de la necesidad no sólo virtud, sino campaña. Sánchez necesita arrinconar a Rajoy, porque no puede aspirar a presidir nada sin antes acabar de derribar al político que le sirve de coartada para legitimar su pobre resultado de segundón en las urnas. Es simplemente de una burda coartada, útil exclusivamente para los intereses del arriscado candidato del PSOE; el propio Sánchez debería saber que el cambio en este país, del que tanto presume, no radica únicamente en demonizar a un adversario. Y, sin embargo, es el único cambio que se le ocurre.

Rivera debería también tener en cuenta que si se la juega en la apuesta del "mestizaje ideológico" de su socio de conveniencia es posible que el elector no lo entienda, del mismo modo que no entendió la ambigüedad mostrada en la anterior campaña electoral. Hasta ahora, el líder de Ciudadanos ha hablado de centroizquierda, pero el cheque en blanco ideológico que ha empezado a vender Pedro Sánchez incluye a Podemos y Cia., uno de los condicionantes para el acuerdo con los socialistas. Aunque también lo era la supresión de las diputaciones de la que ayer no se dijo ni pío.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine