Sol y sombra

El derroche electoral

07.05.2016 | 05:57
El derroche electoral

Los partidos políticos de este país derrochan empatía y generosidad con el bolsillo ajeno. La última es que se las han arreglado, entre todos ellos, para ahorrar seis millones en la segunda vuelta de una campaña electoral que ha extendido sus ecos propagandísticos y prosigue gracias a su empeño en no entenderse.

Naturalmente no tienen derecho a castigarnos de esa manera, reiterándose y gastando el dinero público en reiterarse, pero son así de ineficaces y despilfarradores. Lo eran en el bipartidismo y siguen siéndolo en su desdoblamiento actual, que incluye a Podemos y Ciudadanos tan integrados en la casta como sus antecesores.

El sufragio universal es un abuso de la estadística. Lo sabemos. Sin embargo, también hemos aprendido que de todas las opciones es la menos mala. Tener la oportunidad de elegir, aunque la elección no sea la más interesante, es mejor que no poder hacerlo. Eso está claro.

Pero lo que a casi nadie se le escapa tampoco se le despista, como es lógico, a los propios políticos que han aprendido a hacer de la necesidad del voto una virtud que les redime de cualquier responsabilidad ética. Como la de ser escrupulosos con el dinero de todos.

El Rey invitó no hace mucho a los líderes de los partidos a ahorrar recursos del erario en una campaña que es continuación de la que se disputó hace menos de medio año, y PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos se han pasado la invitación por el forro. Les animó también a no dar demasiado la lata para no incurrir en una reiteración que llega a ser cargante. Tampoco le harán caso. Están expuestos a una mayor abstención, pero no les importa demasiado. O les importa sólo hasta cierto punto, en el caso de que les pueda perjudicar. Son más y los notamos aún más desconectados que nunca de nuestras preocupaciones e intereses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine