11 de junio de 2016
11.06.2016

El controvertido cobro de dietas municipales

11.06.2016 | 06:10
El controvertido cobro de dietas municipales

A los políticos, la ciudadanía les exige ejemplaridad, más allá de la legalidad de sus actos. Y resulta, a juicio de muchos ciudadanos, muy poco ejemplar que los concejales del equipo de gobierno de Gijón, de Foro Asturias, hayan decidido esta semana iniciar los trámites para reclamar por vía judicial el cobro de dietas por asistencia a los consejos de administración de las empresas municipales.

Los ediles de Carmen Moriyón que presiden las empresas de aguas (EMA), servicios de medio ambiente urbano (Emulsa), transporte urbano (Emtusa), turismo y festejos (Divertia) y vivienda (EMV) han decidido llevar al Juzgado una decisión plenaria contraria a sus intereses económicos, se supone que con la aquiescencia de la Alcaldesa, que no ha dicho hasta ahora ni una sola palabra en relación con un asunto que buena parte de los gijoneses considera escandaloso.

Históricamente, los concejales de Gijón no cobraban dietas por su presencia en las empresas públicas dependientes del Ayuntamiento. Fue Foro quien al llegar, en el anterior mandato, al poder municipal impuso el cobro económico por asistir a los consejos de administración. Se trató de una decisión controvertida, tanto como la de impedir la presencia de concejales de la oposición -salvo el PP, que fue el principal apoyo de Moriyón en sus primeros cuatro años en la Alcaldía- en los citados consejos, en los que también participan agentes sociales y vecinos.

El pasado mes de noviembre, cuando trascendió a la opinión pública que cada presidente de empresa municipal recibía 138 euros por asistencia a las reuniones de las firmas dependientes del Ayuntamiento, el Pleno aprobó por mayoría, sólo con el voto en contra de Foro, eliminar el pago de dietas a concejales. Idéntico acuerdo fue alcanzado en febrero en las juntas generales de todas las empresas municipales. El equipo de gobierno no sólo recurrió judicialmente el acuerdo plenario, sino que ahora ha decidido, de manera sorprendente, presentar demandas contra las empresas que preside, con el mismo fin: recibir un dinero a cambio de asistir a las reuniones, pese a que los afectados tienen dedicación exclusiva al Ayuntamiento o parcial. Es decir, que ya cobran una cantidad suficientemente generosa por su desempeño en el Ayuntamiento. Para mayor escarnio, los pleitos iniciados en EMA, Emulsa, Emtusa, Divertia y Vivienda supondrán a las arcas de estas entidades de filiación municipal un gasto común de 8.500 euros, que lógicamente sufragan todos los gijoneses.

Los casos de corrupción, pero también la falta de transparencia, son factores que han ido provocando paulatinamente la pérdida de confianza de la sociedad en la clase política, abriendo una sima cada vez más profunda entre la ciudadanía y las instituciones públicas. A los miembros del equipo de gobierno de esta ciudad se les paga por resolver los problemas de los gijoneses, no para generar conflictos que socavan la imagen de austeridad y ejemplaridad a la que se comprometieron cuando accedieron al poder municipal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine