09 de julio de 2016
09.07.2016
Sol y sombra

Inasequibles al aburrimiento

09.07.2016 | 05:38
Inasequibles al aburrimiento

El aburrimiento es un método ineficaz para aniquilar la resistencia pacífica. La Generalitat hace tiempo que practica esa estratagema: aburrirnos a todos y, de paso, abundar en la utopía del Estado catalán. No importa que no exista esa figura y que, además, sean ilegales los pasos que se dan para crear la ilusión de que sucede lo contrario. Tampoco importa que la ilusión suponga un gasto indecente para los catalanes y el resto de los españoles. Construir castillos en el aire cuesta dinero, derribarlos, también, además de un despilfarro de los recursos humanos que tendría que acabar con la responsabilidad subsidiaria de los gobernantes que empujan a ello. Varapalo tras varapalo constitucional, el unilateralismo catalán en busca de la independencia prosigue su marcha. No se puede actuar al margen de la ley y, sin embargo, quienes deberían estar sometidos a ella se la pasan por el arco del triunfo. A más de uno tendrían que entrullarlo por prevaricar, pero hacerlo sería caer en una provocación. Son conscientes, saben que no se puede crear las estructuras de una administración estatal cuando no se es Estado y, sin embargo, se empeñan obcecadamente en ello. No se dan por enterados y lo siguen intentando, porque lo que quieren, en resumidas cuentas, es una actitud policial por parte de Madrid para poder envolverse una vez más en el victimismo. No les salen las cuentas electorales, el capricho secesionista se desmorona, mañana estaremos jugando a otra cosa y mientras tanto no nos cansaremos de aburrirnos. Es lo que queda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine