28 de septiembre de 2016
28.09.2016
Sol y sombra

Indignados con Raggi

28.09.2016 | 04:04
Indignados con Raggi

Roma, atendiendo a su eterna plegaria, está indignada con la mujer que alcanzó la Alcaldía enarbolando la bandera de la indignación. Habrán oído hablar de ella o leído lo que se escribe estos días sobre el desencanto que acumula en apenas tres meses desde que fue nombrada sindaca, en junio. Se llama Virginia Raggi, es abogada, representa al Movimiento 5 Estrellas, tiene 37 años, una hija, y está en trámites de separación de un técnico de radio que le escribió una carta para demostrarle que a pesar de los pesares jamás dejará de apoyarla. A estas alturas debe de ser el único, junto a Beppe Grillo, el cómico que lidera la organización, que la ha animado a seguir adelante pero que confesó: "A veces me parece que Virginia está loca".

Probablemente la "locura" de Raggi haya que atribuirla a la inexperiencia y al populismo que le permitió ganar las elecciones emitiendo el diagnóstico del caos que los romanos comparten, pero siendo incapaz de aportar una solución.

Las cosas, por contra, no han hecho más que empeorar. Primero, la falta de recogida de basuras ha convertido a Roma en un estercolero. Luego vino la oleada de dimisiones en su equipo, empezando por la magistrada que fichó para ser jefa de gabinete. En un solo día renunciaron el consejero para el presupuesto, el secretario, el administrador y el director general de la empresa del transporte público, y el responsable de las basuras. Su asesora de Medio Ambiente está siendo investigada por tráfico ilegal de residuos, abuso de autoridad, fraude y conexiones con la mafia.

Las ocas capitolinas no han dejado de graznar advirtiendo de la nueva amenaza. Renzi, el primer ministro de Italia, ya lo había hecho pronosticando que el fracaso de Roma probaría la incapacidad populista para gobernar en las grandes instituciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine