La plantilla deposita en las movilizaciones sus esperanzas para «salvar el Hospital»

La plataforma de asociaciones en defensa del centro sanitario planea una manifestación para exigir al Principado la integración en el Sespa

02.05.2008 | 00:00
Covadonga Tomé. Covadonga Tomé.

Los trabajadores del Hospital del Oriente consideran que el Gobierno del Principado ha cerrado definitivamente la vía del diálogo; así que han puesto todas sus esperanzas en las movilizaciones y las medidas de fuerza. La próxima semana, reunidos en asamblea, los trabajadores decidirán un nuevo calendario de movilizaciones para reclamar mejoras laborales, más inversión en el centro y su definitiva integración en la red sanitaria pública de salud. Mientras tanto, la Plataforma de Asociaciones en Defensa del Hospital planea también una manifestación para reclamar la integración del centro en el Sespa.

Arriondas (Parres),

Bárbara MORÁN


Las negociaciones con el Principado han fracasado. Todos los intentos de la plantilla del Grande Covián para convencer a los responsables del Ejecutivo de Vicente Álvarez Areces para que atendieran sus reivindicaciones han sido en vano. Ahora, los trabajadores han depositado sus esperanzas para «salvar el Hospital» en la celebración de nuevas movilizaciones para continuar reclamando mejoras laborales, más financiación y la integración del centro de Arriondas en el Sespa. «Sólo nos queda seguir luchando con las medidas que creamos oportunas para continuar reclamando nuestros derechos laborales, mejoras en inversión y la integración de este Hospital en el Sespa», aseguró ayer la presidenta del comité de empresa del Grande Covián, Covadonga Tomé.


Los trabajadores del Hospital del Oriente habían manifestado su confianza en que la reunión que el pasado miércoles celebraron los representantes de los sindicatos del ramo y las autoridades de la Consejería de Salud concluyera con un acuerdo de futuro para el centro. La reunión acabó, una vez más, en sonoro fracaso. Los sindicatos, que se habían ofrecido como mediadores en el conflicto, señalaron que las autoridades regionales ni siquiera quisieron hablar de las reivindicaciones de la plantilla. El Ejecutivo regional ha optado por el silencio.


Ahora la plantilla considera que sólo queda un camino posible, la movilización, para conseguir que se reconozcan el contrato y desarrollo profesional, más financiación y la integración en la red pública sanitaria. Las medidas de presión se decidirán la próxima semana, en una asamblea. Los ánimos comienzan a flaquear, ya que han sido cuatro los intentos de acuerdo que la plantilla trató de culminar desde enero con el Principado para solucionar el conflicto en el Hospital de Arriondas. Todos fracasaron. «Esta vez creíamos que, a través de mediadores, podría lograrse alguna solución, pero no ha sido así y estamos decepcionados. La pasividad que el Principado muestra hacia este Hospital comienza a hacernos mella, pero no nos rendiremos», subrayó Tomé. El Principado no quiere hablar de integración y la plantilla asegura que la transformación en Fundación pública, anunciada por el Ejecutivo, «no es la solución para este hospital. Los responsables sanitarios no tienen intención de atender este hospital ni de mejorarlo», puntualizó.


Por otra parte, el portavoz de la Plataforma de Asociaciones en Defensa del Hospital de Arriondas, Agustín López-Rivas, manifestó ayer el malestar y la preocupación de los usuarios ante el fracaso las negociaciones. «Estamos preocupados y a la espera de ver qué ocurre con la proposición de ley que presentará la próxima semana en la Junta General el PP. Depende de lo que ocurra con esta proposición, planeamos celebrar una manifestación o las medidas de presión necesarias para recordar al consejero, Ramón Quirós, las promesas realizadas por el PSOE, «como la integración del Hospital en el Sespa», concluyó López-Rivas.

Enlaces recomendados: Premios Cine