Ribadesella descarta abrir a corto plazo un museo de la agricultura en Xuncu

La propuesta fue lanzada por los antiguos alumnos de la escuela local

27.05.2008 | 00:00
Antiguos alumnos de la escuela de Xuncu, el pasado sábado, en Ribadesella. Antiguos alumnos de la escuela de Xuncu, el pasado sábado, en Ribadesella.

Los antiguos alumnos de la escuela de Xuncu, en Ribadesella, han propuesto a las autoridades municipales rescatar el edificio del centro escolar, hoy abandonado, para habilitar un museo de la agricultura. Los dirigentes locales aplaudieron la idea, pero señalaron que hay otras prioridades.

Daniel BÁRBARA

Xuncu (Ribadesella),

Veintinueve ex alumnos de las antiguas escuelas de la localidad de Xuncu, en el concejo de Ribadesella, reivindicaron el pasado fin de semana la construcción de un museo dedicado a la agricultura en el antiguo centro de enseñanza, en la actualidad abandonado. Los antiguos estudiantes de la vieja escuela de Xuncu, que celebraron en la noche del sábado una cena, plantearon esta iniciativa a los responsables del Ayuntamiento de Ribadesella, debido a que el inmueble donde estudiaron durante la década de los años sesenta se encuentra en un avanzado estado de abandono.


«Las antiguas escuelas de Xuncu están totalmente abandonadas, por lo que solicitamos la posibilidad de construir un Museo de la Agricultura. El edificio se encuentra situado en un lugar privilegiado, con hermosas vistas tanto a la desembocadura del río Sella, en Ribadesella, como a las montañas del interior», indicó la portavoz de los antiguos alumnos de las escuelas públicas de Xuncu, Estela Roseta.


El concejal riosellano Juan González Martino, de Izquierda Unida (IU), aseguró ayer que la idea le parece «perfecta, espléndida, más aún teniendo en cuenta el declive en el que se encuentra el sector agrícola en la actualidad». No obstante, González Martino subrayó que «la realidad es que, a corto plazo, la actuación que solicitan los antiguos alumnos es, desde el punto de vista económico, poco viable para el Gobierno del Principado y para el Ayuntamiento de Ribadesella».


Por un lado, el edil riosellano apuntó que, en la actualidad, existen dos proyectos encima de la mesa de la Administración regional que «tienen prioridad absoluta». Uno, el proyecto de construcción del futuro Museo de Tito Bustillo, cuyas obras, según el concejal riosellano, están a punto de arrancar. Otro, el proyecto del Museo de El Cachucho, que se construirá en el faro local.


El representante político del Ayuntamiento riosellano reconoció que al edificio de las antiguas escuelas de Xuncu «hay que darle algún tipo de utilidad, pero entendemos que el municipio riosellano, en general, y las poblaciones rurales del concejo, en particular, tienen otro tipo de necesidades de primer orden».


Juan González destacó algunas de las actuaciones «más urgentes e imprescindibles» para el municipio, como son la construcción de un aparcamiento en la capital del municipio riosellano, la ejecución del saneamiento en los núcleos rurales, el abastecimiento de agua o la mejora de los viales de las poblaciones rurales, entre otras más. «La cultura hay que entenderla como una necesidad, pero hay otro tipo de servicios públicos que son imprescindibles para el desarrollo del municipio y el bienestar de los vecinos de Ribadesella», matizó Juan González Martino.


El edil riosellano, que en repetidas ocasiones aplaudió la propuesta de los ex alumnos de la escuela de Xuncu, aseguró que los gastos que generan este tipo de equipamientos culturales son, en muchas ocasiones, «económicamente insostenibles para las arcas municipales». Añadió: «Hay que redactar un proyecto, construir la sede museística, dotarla de determinados equipamientos, disponer de los trabajadores necesarios y, entre otra serie de gastos, mantener en perfectas condiciones las instalaciones museísticas».


Los veintinueve ex alumnos de las antiguas escuelas de Xuncu debatieron esta propuesta, el pasado sábado, en el restaurante riosellano El Puertu, en el transcurso de una cena que celebran desde hace siete años para recordar los viejos tiempos en los que ocupaban las aulas de un edificio hoy tomado por la maleza. Los antiguos alumnos lamentaron el abandono del inmueble.

Enlaces recomendados: Premios Cine