04 de mayo de 2012
04.05.2012

Llanes reclama consenso urbanístico

La mayoría de los vecinos consultados por este periódico demanda un acuerdo
entre los partidos políticos locales para sacar adelante un nuevo Plan General

03.03.2012 | 05:13
Llanes reclama consenso urbanístico

Llanes, E. G. CEA /

R. BATALLA / R. DÍAZ

Los partidos políticos llaniscos deben hacer un sobreesfuerzo para consensuar un nuevo Plan General de Ordenación. Es el mensaje que lanzó ayer la mayoría de los llaniscos consultados por LA NUEVA ESPAÑA. Este periódico habló con veintiuna personas sobre la situación urbanística local. Sólo nueve consintieron en expresar públicamente su opinión sobre el proceso abierto por el Ayuntamiento para dotar al municipio de una normativa urbanística, tras la anulación de las tres anteriores por los Tribunales de Justicia. «De urbanismo no tengo ni idea» fue la contestación más repetida por las doce personas que prefirieron permanecer en el anonimato.


El constructor Toni Valle lanzó una llamada «a la responsabilidad». En su opinión, los partidos políticos están obligados a alcanzar un acuerdo para dotar al concejo de un Plan General, porque «se necesita con urgencia espantosa. No se puede esperar más». Puso como ejemplo de la situación urbanística local el hecho de que ni siquiera se pueden repartir algunas herencias, porque no es posible segregar las propiedades, ni existe norma municipal que determine la calificación de las fincas. Destacó que en la actual coyuntura económica sería «una irresponsabilidad» que no se aprobara un nuevo planeamiento con todas las garantías jurídicas.


Soledad Llaca, auxiliar de geriatría, calificó de «una locura» el modelo urbanístico seguido hasta ahora en algunas zonas del concejo. «No entiendo que en sitios como Niembru se haya dejado construir pisos», expresó. Según esta vecina de Posada, es condición indispensable el entendimiento entre partidos en asuntos de especial calado, como el urbanismo. «La opinión de todo el mundo debe contar», argumentó, «y si hay gente o asociaciones que están en contra, me parece bien que lo digan». Apostó por un modelo turístico hotelero, que deje de lado la construcción de segundas residencias. «Introducir un modelo hotelero sería mejor, pero, eso sí, adaptando las ofertas, si no, la gente irá a otro sitio», declaró. «El actual modelo sólo ha traído como consecuencia una cosa: el encarecimiento del precio de la vivienda para los que vivimos aquí», concluyó.


María del Mar González Cue, operaria de servicios, se muestra favorable a la aprobación del documento de prioridades. «No es bueno que el plan urbano de Llanes se paralice otra vez más. Debe seguir adelante», señaló. Cree también que los políticos deberían tener más presente a los ciudadanos a la hora de tomar decisiones de esta importancia. «Deberían estar más unidos para estas cosas, viendo el paro que hay. Considero que el Plan General va a ser un estímulo económico para el concejo. Ya está bien de que por una cosa o por otra esté parado», insistió. En cuanto al modelo de construcción propuesto en el documento de prioridades, admitió que no entiende mucho de urbanismo, pero le parece bien «la construcción en los núcleos de Llanes cercanos a la costa, siempre y cuando no sea desfasada».


José Celorio, pescador aficionado, admite que el conflicto urbanístico de Llanes le cansa. «Llevo mucho tiempo leyendo cosas sobre este asunto y la conclusión siempre es la misma: los políticos no solucionan nada, parece que tan sólo se preocupan de cobrar a final de mes», señaló. A su juicio, la clave para desenredar el conflicto está en que los políticos se pongan de una vez por todas de acuerdo. «Da la impresión de que (los políticos) se llevan mal entre ellos y los que pagamos las consecuencias somos los ciudadanos», dijo.


El biólogo Luis Carrera leyó el preborrador del documento de prioridades y lo encontró «débil, falto de contenidos». Echó en falta «una estimación del número de viviendas a construir y de la superficie recalificada», algo que considera «esencial». Destacó que los planes urbanísticos «no son válidos porque tengan más o menos respaldo político, sino porque estén bien hechos y sean compatibles con la legalidad, algo que en Llanes costó muchas lágrimas». Indicó que se justifican las recalificaciones con el aumento de población del concejo, pero «ese aumento no justifica el volumen de viviendas previsto, menos aún si se tiene en cuenta que se propone edificar en bloque incluso en los núcleos rurales, un despropósito urbanístico y paisajístico que desnaturalizará los pueblos». Abogó por un crecimiento «moderado, que no estropee el paisaje», y añadió: «Lo importante es que los papeles estén hechos con rigor, si no lo están, nos volveremos a equivocar».


El comerciante José Luis Cobos subrayó que el plan urbanístico que ahora se quiere sacar adelante demuestra «que no se ha aprendido nada de los errores del pasado». El principal problema del urbanismo local es, en su opinión, que «no resuelve los problemas de los vecinos ni mira por la mejora de su calidad de vida». Defendió que en Llanes se ha construido mucho en los últimos tiempos y los lugareños sólo han recibido las «migajas», pues «el acceso a la primera vivienda de la gente sigue siendo muy complicado». Destacó que su pueblo, Posada, ha crecido en los últimos años «de manera desorbitada, como si fuera un matorral, y no se han molestado en crear espacios ajardinados o, por ejemplo, otra plaza en la parte de arriba». Indicó que con el PSOE local «y sus actitudes» es «difícil llegar a acuerdos. Piden el apoyo de la oposición para sacar adelante el documento de prioridades, pero luego pretenden que se apruebe únicamente lo que ellos quieren. El Ayuntamiento, aunque le duela, debe negociar con asociaciones como AVALL porque», añadió, «como se ha demostrado, tiene capacidad jurídica para tumbarlos, además de que está en su derecho de denunciar las irregularidades que a su juicio se comentan».


El taxista Mario Torre cree que los políticos locales «deben llegar a un acuerdo» porque, en caso contrario, «al paso que vamos nunca saldrá adelante un plan urbanístico». La raíz del problema reside «en la falta de entendimiento» entre los actores principales de la trama. «Políticos, empresarios y ciudadanos deben ponerse de acuerdo», señaló. Considera «un freno» para la economía llanisca el hecho de no tener un Plan General. «En Llanes, como se puede ver, si no se construye no hay nada», añadió.


El hostelero José Alberto Santiago, «Canene», mira la actualidad urbanística del concejo desde el punto de vista de su restaurante. «Que en Llanes se construya a mí me beneficia. En los tiempos en los que se construía mucho recuerdo tener lleno el restaurante a diario desde antes de la una de la tarde», señaló. Para este hostelero, la paralización de la construcción ha tenido graves repercusiones. «Antes llegaban a comer al restaurante los obreros, los ingenieros, los electricistas, los técnicos instaladores de ascensores, es decir, un segmento de trabajadores ligados a la construcción, muchos de los cuales vivían aquí mientras trabajaban, lo que significa que dejaban dinero en Llanes», subrayó.


La fisioterapeuta Maite Ibáñez cree que los culpables de que Llanes no tenga planeamiento son los políticos. «Es una vergüenza que los partidos no se pongan de acuerdo en asuntos como éste. Debería existir un consenso que no hay, me da la impresión porque no quieren que lo haya», añadió. Ve con buenos ojos que el crecimiento del concejo se concentre en los núcleos costeros, aunque, a su juicio, deben ponerse condiciones. «No creo que el problema urbanístico de Llanes sea que se quiera construir en ocho núcleos costeros, siempre que se construya con orden, dentro de la ley y sin las barbaridades que se han hecho en algunos sitios», dijo.

«En el tiempo en que se construía mucho recuerdo tener lleno el restaurante a diario»


<José Alberto Santiago
>

Hostelero

«En Llanes se ha construido mucho, pero los vecinos sólo han recibido migajas»


<José Luis Cobos
>

Comerciante

«En Llanes, como se puede ver, si no se construye no hay nada»


<Mario Torre
>

Taxista

«Es una vergüenza que los partidos no se pongan de acuerdo en asuntos como éste»


<Maite Ibáñez
>

Fisioterapeuta

«Los papeles deben estar hechos con rigor; si no, nos volveremos a equivocar»


<Luis Carrera
>

Biólogo

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine