Tensión vecinal en el Juzgado de Infiesto

Los insultos entre junta y particulares, enfrentados por la titularidad del parque del Valle, obligan a intervenir a la Guardia Civil

06.10.2015 | 04:18
Los vecinos, ayer en el Juzgado de Infiesto, con la exalcaldesa Carmen Barrera, la primera por la derecha.

El juicio para determinar la titularidad del parque de Valle, en Piloña, arrancó ayer en el juzgado de Infiesto con una pequeña reyerta que obligó a actuar a la Guardia Civil y a la Policía Local.

El litigio fue planteado por el Ayuntamiento, que cuenta con el apoyo de la junta vecinal de Valle, con el objeto de defender la titularidad pública del espacio, que unos particulares reclaman. Durante la primera jornada del juicio, en la que declararon más de una decena de testigos, la tensión fue máxima en el juzgado. Hasta tal punto que Bernardo García, miembro de la junta vecinal, llegó a llamar a las fuerzas del orden para denunciar insultos por parte de los particulares. García ganó recientemente un juicio a los mismos por la disputa de unos terrenos lindantes.

"Me faltaron al respeto llamándome ladrón en repetidas ocasiones, a voces, y diciéndome que yo les había ganado el juicio por llevar testigos falsos", contó. Lo que más dolió al vecino, según cuenta, fue el hecho de que la exalcaldesa, la socialista Carmen Barrera, que se encontraba en el juzgado al que acudió a testificar, negara haber escuchado las acusaciones cuando llegaron los agentes. "¿Cómo no iba a oír nada si estaba al lado? Lo que pasa que lo niega todo por su amistad con la denunciada, a la que mandó callar", reflexiona.

La disputa por la propiedad del parque de Valle viene de largo aunque se hizo especialmente intenso desde hace justo un año. Los particulares iniciaron unar obras en el parque encendiendo la ira de los vecinos, que consideran que es un terreno público. Se destruyeron entonces varios columpios que siguen inutilizados a día de hoy. Entonces también tuvo que intervenir la Guardia Civil para calmar los ánimos.

El Ayuntamiento intentó parar la obra al carecer de licencia y los particulares se ampararon en el silencio administrativo para justificar su ejecución. El Consistorio trató de denegar el permiso de obra alegando que la titularidad del parque es municipal, pero esto supondría una ilegalidad al constar la familia como propietario.

"Los mayores del lugar recuerdan que el terreno del parque -situado detrás de la iglesia- fue cedido verbalmente por la familia de los particulares, por allí pasa el camino público al monte y lo usa el pueblo desde hace más de 40 años para celebrar fiestas, para aparcar, etc", justifica la presidenta , Lucía Sierra. No obstante, dicha decisión no fue trasladada al registro de la propiedad.

Por su parte, el actual alcalde, el socialista Iván Allende, aseguró que los técnicos del Ayuntamiento aportarán en el juicio datos que apoyan la tesis de la titularidad pública del parque, como facturas que justifican inversiones realizadas por la administración local para mejorar el terreno del parque durante estos años, fotos antiguas y los testimonios de las personas mayores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine