Lne.es »

Santianes de Ola, la aldea irreductible

Ignacio Amigó edita un libro con relatos de vecinos de un pueblo que compara con el de Astérix, el galo, porque "aún resiste los embates de la modernidad"

07.02.2016 | 04:59
Ignacio Amigó en la Casa de Cultura de Cangas de Onís.

"Existe un lugar en el mundo único y especial para mí. Lo es por varios motivos pero el más importante es que en él he sido feliz". Así comienza Ignacio Amigó Barranco su primer libro, ambientado en la localidad canguesa de Santianes de Ola, donde el escritor pasó los mejores años de su niñez. "Veo a Santianes de Ola un poco como la Galia irreductible de Astérix, porque por su geografía no ha sucumbido a los embates de la modernidad", destaca. La publicación, que recoge veinte relatos de veinte vecinos que habitaron en Santianes de Ola en los años ochenta, fue ayer presentada en la Casa de Cultura de Cangas de Onís.

Amigó, que nació en Guipúzcoa en 1976 y trabaja como educador social en Gijón , pretende con este libro, autoeditado en la editorial "Círculo Rojo", evocar personajes que poblaron su infancia y rendirles homenaje. Asegura haber pasado "las mejores vacaciones" de su vida en la localidad canguesa, donde su abuela Sabina de Santiana tenía casa. "Mi familia por parte de mi madre aún tiene casa allí y por mucho que viaje mi hogar siempre estará en la casa de blanca fachada de El Toral", añadió. Destinará todos los beneficios a cofinanciar el Programa de Intervención Familiar Comunitaria de la Oficina Social El Ariete de Gijón. Javier el del Cantiellu es el primer personaje que aparece en la publicación. "Era un personaje con aire místico, siempre rodeado de caballos", contó el autor. La publicación, que aborda temas como la infancia, la vejez, la relevancia de las madres o "la tiranía que actualmente padecemos a manos de una modernidad imparable", continúa con el relato de Mari Cruz y Mari Carmen las del Cortalorio. El exalcalde pedáneo Juan Manuel el de El Triyón es otro de los protagonistas. "Es un símbolo imperecedero, mientras todos han cambiado sus máquinas, el sigue con su viejo tractor chiquitín y su coche Panda", apuntó Amigó. La publicación finaliza con tres leyendas populares que el autor escuchó a su abuela. También hay espacio para los que ya no están, como su tía-abuela Guillermina, que cierra el último capítulo. Maruja la de la Sierra, Ana la del Toral o Pepe el de les Cruces son otros de los protagonistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine