Colunga recupera el estanque del parque, ahora vigilado con cámaras

En el lago aún viven más de 70 carpas de las 250 que había hace 16 años

17.02.2016 | 03:57
Por la derecha, René Caicoya, Carlos Allende, Joaquín Solares, Alejandro Peón y Alfonso Barbas, en el estanque de Colunga.

El estanque del parque de Colunga está irreconocible. Los trabajadores del plan de empleo lo han hecho resurgir de entre la maleza y ahora se pueden ver los peces que lo habitan desde que hace dieciséis años se construyó. Lo han hecho bajo la coordinación del departamento municipal de Servicios Múltiples y su responsable, José Cima, explicó que la zona está vigilada por una cámara de vídeo para evitar el vandalismo que lo ha deteriorado en este tiempo.

No en vano tenía luces con rayos ultravioleta que evitaban la proliferación de bacterias, una instalación que se tuvo que quitar porque si se manipulaba, lo que sucedía con frecuencia con fines injustificados, suponía un grave riesgo. Cuando se construyó el estanque se colocaron plantas especiales para oxigenar el agua, unas especies que habían crecido sin mesura junto al resto de vegetación y que ahora se han repoblado por medio de semillas en lugares estratégicos. Otro de los complementos que ha recuperado la instalación es la cascada, también oculta hasta ahora bajo la maleza.

Quienes también estaban ocultos eran los peces. "Hay varios tipos de carpa japonesa. Ahora quedan más de setenta, pero cuando se puso había unas 250", calculó Cima. Los trabajadores pudieron contarlos cuando los sacaron del estanque para limpiar todo el fondo, donde encontraron casi cincuenta centímetros de porquería, un auténtico poso de basura formado por objetos de todo tipo.

Trasladaron los peces a contenedores que depositaron en un almacén con luz y bombeo apropiados para su supervivencia y los devolvieron a la que ha sido su casa durante los últimos dieciséis años.

Estos animales comen larvas de los mosquitos a los que atraen las plantas que crecerán en el estanque, por lo que ahora tienen que alimentarlos con pienso. La reforma del parque de Colunga concluirá con la colocación del águila que antiguamente estaba en la plaza del monumento, que los operarios están restaurando para colocarla encima de la fuente. La estatua de bronce estuvo algún tiempo coronando el estanque, pero ahora se mudará unos metros más arriba, a un lugar más visible que, esperan, disuada los actos de vandalismo. El plan de empleo se desarrollará hasta el mes de diciembre y en su programa está previsto, además, construir un parque infantil en Sales, otro en Loroñe y una segunda fase en Los jardines del Sueve, en la villa colunguesa. También acondicionarán los que ya están construidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine