Denuncian ante la Fiscalía la muerte a tiros de decenas de cabras en Cabrales

Un colectivo señala a la guardería regional como autora de los disparos para prevenir la caída de piedras a las carreteras

20.04.2016 | 01:52

La Asociación Cabraliega de Patrimonio ha denunciado ante la Fiscalía Superior de Asturias la muerte a tiros de decenas de cabras entre las localidades de Arenas de Cabrales y Poncebos. El colectivo señala a la guardería de Desarrollo Rural como supuesta autora de los disparos, destinados siempre a animales sin dueño conocido y sin identificación, con el fin de prevenir la caída de piedras en las carreteras y asegurar así la seguridad de los viandantes y los conductores. Este periódico intentó sin éxito a última hora de la tarde de ayer obtener la versión de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales.

El presidente de la Asociación Cabraliega de Patrimonio, Francisco Gómez López, que presentó la denuncia el lunes en Oviedo, señala en el escrito que comparte "plenamente" el objetivo de garantizar la seguridad física de personas y bienes. Pero añade que el sistema elegido "no es el más adecuado" y podría "vulnerar diversa normativa legal".

Señala el denunciante que la Administración podría haber requerido a los ganaderos de la zona, mediante la publicación de bandos y, posteriormente, a través de comunicaciones personales, para que retirasen sus animales a una distancia mínima de la carretera de Arenas a Poncebos, pese a lo cual decenas de cabras seguían pastando en la zona. Gómez subraya que tradicionalmente, desde las más antiguas ordenanzas, está regulado el proceso para prindar animales sin dueño conocido en lugares acotados, una tarea que realizaban guardas o celadores. El denunciante indica que en todos los pueblos había un corral, al que se conducía a los animales capturados, en tanto que su dueño, si lo había, respondiera a las responsabilidades o perjuicios causados. En el caso de que el dueño no apareciera o que no afrontara el pago de la multa, los animales eran subastados. Francisco Gómez señaló ayer que muy bien podría haberse actuado de este modo, antes de proceder a matar a las cabras, aunque añadió que en este caso, "al tratarse de bienes semovientes", sería necesario iniciar un expediente administrativo y una resolución final, "como requisito previo para la intervención, enajenación o disposición de los animales por parte de la Administración".

Gómez incide en que los cadáveres de las cabras no se han retirado y se han dejado en los lugares donde fueron abatidas, algunos de ellos situados sobre las carreteras y otros "al borde mismo del río Cares", lo que podría dañar el agua. El denunciante subraya la "alarma social" creada con esta actuación del Principado y añade que algunos lugareños han denunciado que han legado a caer cadáveres a la carretera, "causando idéntico peligro que el que se trataría de evitar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine