ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia
Lne.es »

El pasto se hace esperar en Covadonga

La falta de alimento para los animales por la nieve lleva a muchos ganaderos a posponer una subida que afrontaron sólo unas 400 reses, el 10 por ciento del total

26.04.2016 | 04:23
Ganado de la quesería de Enrique Remis, ayer, en Benia de Onís, subiendo hacia la majada de Belbín.

Para pasar hambre y frío, mejor se quedan abajo. Es lo que pensaron ayer muchos de los ganaderos con derecho a subir a sus animales al puerto de la Montaña de Covadonga, pues "hace ocho o diez días que se quitó la nieve, no hay comida y además hay miedo de que baje otra vez". Quien así se expresa es Francisco Gelot, que ayer subió nueve vacas grandes y dejó abajo otras sesenta, entre paridas, crías y novillas. Desplazó a los animales que podrán sobrevivir en unas condiciones que, de momento, no son las idóneas, y tuvo que dejarlos en la zona de Enol, en pastos más bajos del que suele ser su destino final, en Redimuña, todavía cubierta de nieve.

El regidor de pastos de Cangas de Onís, José Antonio García Álvarez, calculó que en total subieron unas 400 vacas, el diez por ciento del total de reses con derecho a pasto en la montaña de Covadonga. El número es tan bajo porque "hay poca comida", pues de momento el tiempo no ha sido favorable. "Hay que aguantar, esperar a ver qué pasa, es un poco pronto", opinó el regidor, a quien ya le han pedido "esperar un poco más" en el futuro para permitir la subida a los pastos, algo que "habrá que valorar un poco", añadió García.

El regidor apuntó que el puerto "está muy sucio, se rozó poco" y además "las camperas están levantadas por la fauna salvaje, por los jabalíes". Otra especie que rondaba ayer, aunque más en forma de preocupación, es el lobo, que "campa a sus anchas" en medio de unas condiciones "malas" para la subida del ganado. García espera, como el resto de ganaderos, que en los próximos días sí haga bueno, pues "el puerto echa la comida de golpe".

El sol lucía espléndido ayer en la vega de Enol, pero quienes estuvieron los días anteriores constataron el "frío y la lluvia" que no cesaron y que pueden regresar. Esto no desanimó a Pedro Castro ni a sus hijas Cristina y Carmen, que desde Isongu fueron los más madrugadores al dejar al ganado sobre las diez de la mañana ya pastando en la Vega la Cueva. Al mismo lugar condujo otro ganadero, Ángel Labra, de Beceña, a dieciocho de sus vacas. Este ganadero lamentó, además del pasto escaso, otros problemas que acucian al sector y tienen peor solución, pues al fin y al cabo la hierba brotará antes o después. "Tenemos al lobo matando a la puerta de casa", y el puerto convertido en un "cotoyal", denunció quien, además, ve en la "falta total de cobertura" un inconveniente grande para los ganaderos, pues estar conectados mediante el teléfono móvil es "una herramienta de primera necesidad" de la que, sin embargo, sólo disfrutan "el día de la Vuelta Ciclista". En circunstancias normales, "de media carretera para arriba", a partir del sexto kilómetro del vial que une Covadonga con Los Lagos, hay señal telefónica "sólo en sitios muy localizados", dice.

Entre las ganaderas que prefirieron posponer la subida está Covadonga Fernández Alonso, de Intriago, quien esperará al fin de semana, pues ahora "los pastos están muy atrasados". Esta familia tomó su decisión en el último momento, pues todavía el domingo soltaron una cuadrilla grande con la expectativa de poder subirlas. "Pero hace mucho frío, no tienen nada que comer", explicó la ganadera y quesera. "A ver si viene bueno y los pastos recuperan, porque así es terrible", expresó Fernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine