Lne.es »

La asociación de fibromialgia pide un reumatólogo para el hospital

El colectivo reclama "atención" para los enfermos, que sufren graves dolores y son tardíamente diagnosticados

13.05.2016 | 04:31
Por la izquierda, Elena Pastor, Victoria Montes, Carmen Álvarez, Elena Herrero y Jacek Palka, en el Hospital de Arriondas, ayer.

Un reumatólogo en el Hospital del Oriente. Eso es lo que reclamó ayer en Arriondas la asociación de fibromialgia y fatiga crónica del oriente de Asturias y comarca de la sidra, coincidiendo con el día mundial de esta enfermedad crónica. El colectivo inauguró en el centro hospitalario una exposición fotográfica y realizó una campaña de concienciación sobre esta afección, caracterizada por dolor de larga duración en músculos y articulaciones, trastornos del sueño, cansancio, hinchazón, alteraciones gastrointestinales, depresión o problemas de memoria.

Entre los asistentes a la inauguración estaba Victoria Montes, vecina de Nava a la que tardaron casi una década en detectarle la dolencia. "No se sabe cuál es la causa, puede ser por estrés, traumatismo físico o exposición excesiva al frío. Algunos profesionales de medicina interna no reconocen la enfermedad. Te enfrentas a la incomprensión de familia y sanitarios. Te hacen sentir culpable, como si te inventaras la dolencia", indicó.

"No hay un especialista específico para tratar la enfermedad. Nos remiten al psicólogo, al neurólogo... pero nosotros necesitamos al menos un reumatólogo, aseguró. En la misma línea se expresó Carmen Álvarez, que empezó a sentir fuertes dolores e inflamación en las manos en el año 2000, cuando aún no había cumplido los 40 años. Su diagnóstico no llegó hasta 2009. "Fue casi por descarte después de revisarme el corazón o el pulmón. Me siento cansada, puedo pasar hasta cinco días en la cama tumbada sin levantarme. Cosas como coger el coche cuestan un mundo", explicó. "Te dan opioides para combatir el dolor, que a veces es abrumador, pero no existe un tratamiento para curar. Hacemos de conejillos de indias con pastillas paliativas que nos destrozan el hígado; conseguir la baja o la jubilación es casi misión imposible", relató la mujer.

Su visión la comparte Flori Prieto, vecina de Cabrales, que tiene que trasladarse a Oviedo o Cabueñes para recibir atención médica "lo que es una odisea porque el transporte público es escaso"; también la vicepresidenta de la asociación, Elena Pastor, que pide "más atención para los afectados, que son hasta el 4 por ciento de la población, principalmente mujeres". El colectivo organiza mañana en el centro Ábside de Villamayor unas jornadas, a las 18.00 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine