12 de julio de 2016
12.07.2016
Lne.es »

La fusión con Cabueñes supone desmantelar el hospital, alerta el colectivo de usuarios

La plataforma denuncia carencias como que en vez de siete pediatras haya uno o que se derive a usuarios a centros privados de Oviedo y Gijón

12.07.2016 | 08:25
Por la izquierda, José Luis Avín, Ana Gutiérrez, Domingo Félix Goñi, Agustín López-Rivas y Juan Morote, miembros de la Plataforma de Asociaciones en Defensa del Hospital de Arriondas, ayer, en Nueva de Llanes.

La plataforma de asociaciones en defensa del hospital del oriente de Asturias alertó ayer a la población de la comarca sobre el "desmantelamiento" del centro. El colectivo, que encabeza Agustín López-Rivas denunció el "caos" que preside la gestión del centro y su inquietud ante una futura "desaparición" del hospital o, en su defecto, su conversión en "un policlínico" o "un ambulatorio", una vez que sea "fagocitado" por el de Cabueñes, que es al punto al que, según apuntó, conduce el convenio de colaboración suscrito entre ambos centros.

El colectivo de usuarios, tras mantener reuniones con diferentes colectivos en las últimas semanas, dibujó ayer en la Casa de Cultura "Valle de San Jorge", en Nueva (Llanes), un negro panorama en torno al presente y al futuro del hospital de Arriondas. Las carencias son "enormes"; las derivaciones de pacientes hacia centros públicos y privados, "cada vez más frecuentes"; y el perjuicio para los usuarios, "grande", por la pérdida de "tiempo, dinero y paciencia". Mientras, el consejero del ramo, Fernando del Busto, no responde a las peticiones de entrevista de la plataforma, y el resto de los mandatarios políticos niegan la información que se les requiere y se refugian en "la opacidad" y "el silencio".

Entre las carencias del hospital, los portavoces de la plataforma destacaron que debería de haber siete pediatras (según la plantilla orgánica consolidada, publicada en el BOPA del 12 de noviembre de 2015), pero solo hay uno. Más: la mayoría de los escáneres y resonancias se realizan en locales privados, como el Centro Médico de Oviedo; y la consulta de medicina vascular se deriva a la Cruz Roja de Gijón. En muchos casos, en materia de oftalmología se deriva a los usuarios directamente a Gijón. El servicio de urología, que en Arriondas es "deficiente", lo que obliga a que acuda cada día un médico de apoyo desde Cabueñes, "cada día uno distinto", ejemplo del "derroche de dinero al que se está sometiendo la famélica economía sanitaria de nuestra mal dotada área", señaló la plataforma.

Además de a la Seguridad Social, estas situaciones también perjudican a los usuarios, obligados a desplazarse por sus propios medios a Gijón u Oviedo, "sin tener por qué y por la mala gestión de algunos". El asunto se agrava, por un lado, por la elevada edad media de la población, y por otro, porque desde buena parte de la comarca no hay comunicaciones públicas directas a Gijón, por lo que muchos usuarios se ven obligados a pagar taxis. Más: la del Oriente es la única área sanitaria de Asturias que carece de matronas en Atención Primaria. Y "los profesionales que causan baja por cualquier motivo, no son sustituidos".

También los veraneantes se ven afectados: la consulta de incidencia turística, cubría del 1 de julio al 20 de septiembre y contaba con el equipo de dos médicos y dos enfermeros, ahora se ha quedado en un simple equipo de médico y enfermero, y solo los viernes o vísperas de festivo.

Los portavoces de la plataforma hicieron una comparativa con el hospital de Jarrio, que cubre un área de 49.000 habitantes, por los 52.000 del de Arriondas. "En Jarrio cuentan con 15 consultorios periféricos y 10 locales y con dos trabajadoras sociales, mientras que aquí contamos con 10 consultorios periféricos y 5 locales y una trabajadora social. Justamente la mitad que allí", destacaron.

Más carencias: no en el hospital hay rehabilitación-fisioterapia; ni geriatría, pese a que la de la comarca es una población envejecida. Y el centro cuenta solo con un anestesista, lo que ya ha obligado a suspender operaciones y lleva a la plataforma a preguntar qué ocurriría en caso de que coincidieran varias urgencias. Tampoco hay neurólogo en la comarca. "Todo ello hace que las listas de espera sean eternas, tanto que para hacer escáner , son de hasta un año, y las ecografías, de hasta de 6 meses. La conclusión es clara: "tenemos una sanidad deficitaria y un hospital que funciona bajo mínimos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine