13 de julio de 2016
13.07.2016
Lne.es »

"Lo que más me duele es la bicicleta"

El sevillano José María Lera, ciclista amateur, se recupera de las múltiples heridas que le provocó un choque contra un jabalí cuando practicaba deporte en Llanes

13.07.2016 | 03:47
José María Lera, ayer, con el casco roto y lo que queda de su bicicleta tras el accidente.

"Bajaba yo en mi bici por la cuesta de Andrín, a sesenta por hora, cuando me salió el bicho. No me dio tiempo a ná, me lo comí sin patatas", relataba ayer con gracia José María Lera, sevillano de Carmona, veinticuatro horas después chocar contra un jabalí, a eso del mediodía, en una carretera local de Llanes. El joven, ciclista amateur federado, tuvo que ser atendido en el centro de salud llanisco, donde recibió curas por casi todo el cupero, manos, brazos, hombro, costado, pierna... Ayer, muy dolorido, solo pensaba en su bicicleta, una réplica de la de su ídolo, Alberto Contador, que nueva cuesta unos 7.000 euros. "Créeme, esto duele mucho, pero lo que más me duele es la bicicleta", aseguraba.

Lera, de 32 años y empleado de Merkadona, llevaba dos días en Asturias, a donde había acudido con su familia para pasar unos días con la de un amigo, Juan Carlos Pena, de Sotrondio, con segunda residencia en La Galguera. "Friki" total de las dos ruedas, se empeñó en traer la bici y en su segunda salida (el lunes fue a Cabrales) se estampó. "Primero di una vuelta en el aire, caí de cabeza, luego impactó el hombro izquierdo, y después toda la parte derecha del cuerpo. Ni pensé en mi mujer, ni en mis hijos, ni en ná... no me acordé de nadie, sólo pensé en una caída en un Tour de Francia, cuando a un ciclista le salió un perro, que fue idéntica a la mía", recordaba el andaluz.

Dos coches pasaron de largo, esquivando su bici. Paró el conductor de un autobús y unos senderistas. La ambulancia tardó 50 minutos en llegar, lo que indignó a su colega langreano. La Guardia Civil le dijo que había sido un milagro salir sin nada grave. Pero él, "con la adrenalina a tope", ni sentía dolor al principio, solo pensaba en su bici: la horquilla, el manillar, un freno, una rueda... todo roto. Hasta el casco, partido literalmente, lo que asustó a su amigo asturiano que solo quería revisarle la cabeza. "¡Agua no, no; la bici, la bici!", les repetía José María a unas personas que le ofrecieron líquido Pero al rato se vino abajo y empezó a temblar, como si sufriera convulsiones.

El sevillano, del club Ciclos Carmo, que había visto por primera vez en su vida un jabalí el día antes, en el Huerna, precisamente en un accidente de tráfico, lamentó que no haya señales de paso de animales en la carretera de Andrín y sopesa presentar una denuncia contra el titular de la vía (el Ayuntamiento de Llanes). Aunque en lo que más piensa en verdad es en volver a coger la bici. "Soy muy cabezota", repetía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine