19 de agosto de 2016
19.08.2016

El ramu de Pendueles, a cuenta del conde

"Preparar el altar es una bonita tradición que todos los años hacemos en familia", destaca en la Sacramental Álvaro Suárez-Guanes

19.08.2016 | 05:14
Aldeanas durante la procesión en Pendueles, ayer.

La localidad llanisca de Pendueles unió ayer devoción y tradición durante el día grande de las fiestas de la Sacramental. Un centenar de aldeanas en filas de a tres junto a un nutrido grupo de porruanos tomaron parte en una procesión que hizo parada en los dos altares situados en casa Telvina y en el palacio del Conde de Pendueles.

Precisamente del palacio del Conde de Pendueles partió el ramu, ofrecido por Álvaro Suárez- Guanes, hermano del actual conde, y ayer anfitrión. El ramu iba a hombros de Acisclo Pidal, Alberto Sobero, Abel Cuesta y Gonzalo de Benito. La comitiva hizo acto de presencia en la iglesia parroquial de San Acisclo pasadas las doce y media de la mañana en medio del sonar de las campanas y el ruido de voladores. La misa solemne fue oficiada por el sacerdote de la localidad, Ignacio Pérez Pereda. Junto a él concelebraron la eucaristía el párroco de la Corredoria de Oviedo, José Manuel Vázquez, y los llaniscos Luis Díaz y Rodobaldo Ruisánchez.

La procesión, con la custodia bajo palio, partió de la iglesia en torno a las 13.30 horas. El Pendón de Pendueles lo llevaba por primera vez el joven Nicolás González, quien mostró su satisfacción ello. El niño Íñigo Rodríguez cogía con su mano uno de los picos de este objeto. El estandarte lo llevó Diego Díaz Martín. De la cruz y los ciriales se encargaron Raúl Piñera, Aitor Amieva y Guillermo de Benito.

La llegada a la Quintana, zona en la que se ubica el palacio del Conde del Valle de Pendueles, fue uno de los momentos más solemnes de la jornada. Allí esperaba a la Custodia un altar presidido por la Virgen del Carmen. "Para la familia es una bonita tradición preparar el altar para que pase la procesión. Es algo que iniciaron mis bisabuelos y que ahora continuamos nosotros", explicó Álvaro Suárez- Guanes. "Para la familia es un día muy especial y siempre procuramos pasarlo todos juntos en familia", añadió.

La procesión, tras salir de la Quintana, se dirigió hasta casa Telvina donde Jesús Moreno preparó un bonito altar presidido por el Sagrado Corazón. No faltó aquí una imagen de la Santina junto a una piedra que simulaba la gruta. La decoración del altar se completó con arco decorado con hortensias. "Toda la vida se ha colocado aquí un altar. Antes lo preparaba mi madre y mis tíos y ahora lo hago yo", dijo.

La celebración, amenizada por el grupo de gaitas "Principado", continuó por la tarde con un festival folclórico en la bolera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine