02 de septiembre de 2016
02.09.2016
Lne.es »

El derribo de la nave de Pacoli, en Colunga, deja cerca de 200 toneladas de escombro

Separar y recoger los materiales, levantar el firme y sembrar hierba llevará una semana y media

02.09.2016 | 04:03

La nave de Muebles Pacoli, en Colunga, ya es historia. Minutos antes de las once de la mañana de ayer un demoledor enganchado al brazo de una pala comenzó a romper la cubierta del edificio que los tribunales han ordenado derribar por estar construido en un terreno de interés agrícola. La nave se levantó en 2000 con licencia municipal y el visto bueno de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio (CUOTA) y ha estado funcionando hasta la noche del miércoles.

Pasadas las nueve de la mañana entró en la finca el camión con la maquinaria encargada del derribo y, antes de que comenzasen los trabajos, abandonaron el lugar los propietarios de la empresa, visiblemente afectados. Las tareas concretas de derribo prácticamente se hicieron ayer, aunque se rematarán hoy junto a labores de separación de los materiales, lo que llevará otro día o dos.

La estructura del edificio es metálica mientras que el cerramiento está hecho con bloques de hormigón. También levantarán el aglomerado del suelo. Todo ello se trasladará a la central de Cogersa (lo que llevará otros dos días de trabajo) y pesará, calcularon fuentes de la empresa, "entre 150 y 200 toneladas, incluido el asfalto". A este peso quedará reducido el edificio más polémico del urbanismo colungués de los últimos años, pues si bien los propietarios cuentan con un gran apoyo por parte de sus vecinos, las sentencias judiciales y las críticas de la oposición han sido bastante contundentes.

Tras la selección y recogida del escombro resultante de la demolición de la nave llegará una segunda fase, de "restauración. Se levantará el asfalto, se pondrá un cierre vegetal y se echará semilla", describieron las mismas fuentes. Se trata, en definitiva, de restituir la parcela a su estado anterior a la construcción del edificio, tal y como ordena el Ayuntamiento de Colunga para ejecutar la sentencia judicial. Este conjunto de tareas llevará, estimaron, "una semana y media", el tiempo aproximado que tardará la finca ya conocida por Pacoli en recuperar su aspecto de terreno de interés agrícola. El trabajo técnicamente más complejo, la retirada de la cubierta, se realizó ayer con la máquina que empuñó el demoledor. Se trata de una especie de pinza que fue desgarrando la cubierta como si de plastilina se tratase, pero con un gran estruendo a cada movimiento.

A primera hora de la tarde la nave estaba casi reducida a escombros por completo y sólo quedaba en pie la parte más próxima a la carretera. En la zona quedaron trabajando los miembros de la empresa de demoliciones, pues si bien el secretario municipal, Jonathan Frade, y un miembro de la Policía Local presenciaron el inicio de las obras, una vez cerrado el perímetro de los trabajos se retiraron de la zona. La nave de Pacoli está contigua al vial que va de Colunga a La Isla, por la que discurre paralela, además, la senda peatonal. Esto hizo que a lo largo de la mañana y la tarde fueran muchos los que detuvieron su paso para fijarse en lo que sucedía, pero en ningún momento se reunieron grupos ni mucho menos se produjeron aglomeraciones.

Los propietarios, que continúan buscando un lugar al que trasladar su negocio (si no lo encuentran regresarán al local de la entrada de Colunga por la carretera de Villaviciosa, donde su padre comenzó en 1970), consideran "injusta" esta demolición y han avanzado que empezarán las acciones legales pertinentes para reclamar una indemnización.

Cabe esperar, también por su parte, que las administraciones implicadas no accederán a la primera, por lo que están mentalizados de meterse en un nuevo procedimiento judicial, esta vez para reclamar daños y perjuicios. Si el tiempo lo permite y según las previsiones de la empresa, a mediados de este mes lo único que quedará de su negocio en esta parcela será el recuerdo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine