30 de septiembre de 2016
30.09.2016
Lne.es »

El cultivo de kiwis y arándanos, más rentable que la avellana en Piloña

Los especialistas defienden en Infiesto reforzar la producción del fruto tradicional con otros nuevos e implicar a los jóvenes

30.09.2016 | 04:05
el fruto de piloña, a debate.

La avellana es el fruto más tradicional y simbólico de Piloña, pero no el más rentable. Al menos eso defienden los profesionales del sector agrario del concejo que apuestan por cultivos como el kiwi o los arándanos. Algunos de ellos se reunieron ayer en Infiesto con motivo del coloquio impulsado por el colectivo "Frutos de Piloña" para diseñar una estrategia que permita dinamizar el sector agrario de la zona.

Entre los ponentes se encontraba Manuel Cimas, gerente de la empresa de kiwis Vega de Aguín, que puso en valor la buena climatología y la calidad y cantidad de agua y de terrenos disponibles en Piloña para el cultivo. Cimas apostó por la formación de los jóvenes y por reducir el número de intermediarios que intervienen en la comercialización para ganar en rentabilidad y ofreció datos comparativos que dejaron estupefactos al público asistente. Un ejemplo: por cada hectárea plantada (son unas 1.000 plantas) obtiene más de 35.000 kilogramos de kiwis en Piloña mientras que el conjunto total de avellana recogida este año en el concejo apenas alcanzó los 1.200 kilos esta temporada.

En el debate participó el ingeniero técnico agrícola Diego Granda, cuya familia regenta una plantación de arándanos en Sevares. Su hermano Enrique también estuvo presente y arrojó más datos: cada hectárea de arándanos produce unos 10.000 kilos del fruto rojo al año. Los presentes defendieron la necesidad de que exista una masa crítica con iniciativa empresarial que apueste por multicultivos como la manzana o la faba. Entre las estrategias a seguir plantearon la necesidad de implicar a la gente joven en el campo y colabore, intercambiando plantones y proporcionando asesoramiento gratuito. El público asistente manifestó la necesidad de llevar a cabo en el concejo una concentración parcelaria para aumentar el rendimiento de las parcelas y pusieron como ejemplo de buen hacer a la localidad vecina de Llames de Parres.

Durante el debate también se planteó, entre otras cosas, la posibilidad de gestionar una marca distintiva para que las avellanas de Piloña adquieran valor añadido en el mercado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine