08 de octubre de 2016
08.10.2016
Lne.es »

Una grúa de 36 toneladas retirará los escombros de la calle Manuel Cue

La concurrida vía llanisca estará cortada hasta que se pueda garantizar la seguridad en el edificio que se derrumbó parcialmente el jueves

08.10.2016 | 05:56
Un hombre observando la zona del derrumbe, ayer.

Una grúa de grandes dimensiones y de unas 36 toneladas de peso se encargará desde primera hora de hoy de acometer los trabajos para la retirada de los escombros consecuencia del derrumbe de la pared medianera y parte de la fachada del edificio situado en el número 15 de la calle Manuel Cue, en pleno casco antiguo de Llanes. La grúa, que se instalará en la plaza del Muelle, contará un potente brazo articulado que permitirá a los obreros trabajar en altura para retirar los cascotes desprendidos del edificio número 15 y que amenazan con dañar la estructura del tejado del inmueble número 13. Los trabajos se ejecutarán hoy durante todo el día y, si es preciso, los obreros trabajarán también mañana.

La empresa Excavaciones Arias que aúna, según los responsables municipales, "cualificación técnica y reconocida experiencia en actuaciones de similar complejidad técnica", serán los encargados de ejecutar esta compleja obra con el apoyo de la empresa local Gutiérrez Sustacha. La grúa será de la empresa Rozu.

García de la Llana eludió en la jornada de ayer dar fechas sobre cuando se restablecerá la normalidad en la calle Manuel Cue, vial que permanece cortado desde el mediodía del jueves, momento en el que se produjo el derrumbe y parte de la calle se llenó de cascotes de gran tamaño. "Se abrirá cuando se garantice la seguridad", dijo.

La edil de Urbanismo mantuvo en la mañana de ayer una reunión en el Ayuntamiento con los propietarios del inmueble número 15. El Consistorio, debido a la gravedad de los hechos, se ha hecho cargo de la resolución de la situación. De manera subsidiaria serán los dueños de este edificio quienes deban afrontar los costes derivados de la ejecución de los trabajos que hoy darán comienzo, tal y como ayer recordó García de la Llana.

Una vez se retiren los cascotes, se evaluará la posibilidad de que las siete personas desalojadas de sus viviendas a primera hora de la tarde del jueves como consecuencia del derrumbe vuelvan a sus casas y se pueda abrir el negocio situado en el bajo del edificio número 13. Una de estas personas ha tenido que ser realojada por el Ayuntamiento.

En la tarde de ayer, y en compañía de los bomberos, algunos de los vecinos desalojados pudieron entrar a los edificios declarados en ruina inminente por los técnicos municipales, para recoger enseres personales y medicinas. Una vez se haya dado por concluido el proceso de retirada del material desprendido de la fachada y de la pared medianera del edificio número 15 sobre la calle y el techo del edificio número 13, el Ayuntamiento requerirá a la propiedad que de inmediato contrate una empresa para subsanar las deficiencias estructurales de ese edificio, causantes de la situación. "Estos trabajos los debe ejecutar personal muy cualificado pues tienen bastante riesgo. No se trata tan solo de quitar los escombros de encima del tejado, sino que hay que desmontar unas plazas adheridas a la pared cuyo estado desconocemos", aseguró García de la Llana.

La primera tiente de alcalde subrayó la labor desempeñada tanto por los bomberos como por la Policía Local y los técnicos municipales a la hora de gestionar esta situación que, afortunadamente, no registró daños personales. La zona del derrumbe recibió durante toda la jornada de ayer la visita de multitud de curiosos. "Ha sido un milagro. En verano podría haber ocurrido una desgracia", valoró una vecina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine