13 de octubre de 2016
13.10.2016
Lne.es »

La iglesia riosellana de Moru se engalana para su primera boda en ochenta años

La asociación cultural vinculada al templo ha rehabilitado el muro del recinto

13.10.2016 | 03:55
La iglesia de San Salvador de Moru, en Nocéu, con el muro recién rehabilitado.

La parroquia riosellana de Moru está de fiesta, y no es para menos. Este sábado, día 15, se celebrará en la iglesia de San Salvador de Moru la primera boda en los últimos ochenta años, los mismos que hace que el templo se quemó durante la Guerra Civil. Los novios encontrarán un templo radicalmente diferente al que han visto estos últimos años, pues la asociación cultural "Iglesia de Moru" lleva ocho años sumando esfuerzos para conseguir la rehabilitación del templo.

La iglesia no tenía tejado ni puerta, las losas del suelo estaban completamente rotas y las pinturas murales del interior, muy deterioradas. Estos desperfectos han ido reparándose en los últimos años y ahora están ultimando la más reciente de las mejoras, la del muro que rodea la iglesia.

El colectivo cultural ha intentado hacer coincidir el fin de esta obra con la celebración del enlace conyugal, un evento que hay que rebuscar en la memoria de los mayores del lugar. La presidenta de la asociación cultural, Ana Fernández, explicó que los vecinos "recuerdan alguna de las últimas bodas, concretamente una en el año 1934, pero no saben a ciencia cierta quiénes fueron los últimos contrayentes".

El enlace devolverá a Moru algo que ninguna obra ni inversión puede darle, y estará protagonizado por Naomí Prieto y Andrés García, una pareja con raíces en Nocéu por parte de la novia. Fernández no tiene duda de que "son una pareja especial", pues han elegido "un templo aún en trance de restauración para su unión eclesiástica. Con esta boda, se celebra el fin de la restauración estructural de esta iglesia, además de la unión de dos personas comprometidas con sus raíces y con el patrimonio de su pueblo".

La iglesia de Moru es un símbolo de la unión vecinal, pues fueron los parroquianos quienes, unidos en la asocaición, iniciaron las obras de restauración en 2009. Poco a poco, han sacado de la ruina una iglesia "que menazaba colapso", como describió Fernández, pues los muros de la nave románica estaban en mal estado. Año a año han recuperado la techumbre, el pavimento original, y han restaurado los muros y una parte de la pintura mural que cubre la capilla mayor.

Estos días se está llevando a cabo la restauración del murete del antiguo pórtico y sacristía, y los miembros de la asociación cultural, que ha ido recaudando fondos públicos, particulares y de instituciones, están "felices porque los esfuerzos por restaurar la iglesia han dado fruto".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine