31 de octubre de 2016
31.10.2016
Lne.es »

Sidra para despedir el Mercáu de Coya

"El balance es más que positivo" dicen los organizadores de la feria, que busca promocionar los productos y la cultura locales

31.10.2016 | 03:39
Los organizadores Natalia Díaz, Adelaida Fernández, Aurora Hevia, Beatriz Bobes, María Jesús Junco, Estela Arboleya, Belén Redondo, Toni López y Víctor Manuel Redondo, en el centro social de Coya, ayer.

Coya despidió ayer por todo lo alto su Mercáu tradicional tras cinco ediciones cosechando gran éxito de público. Un total de 35 puestos de artesanía, plantas o textil participaron en la actividad, que nació con el objetivo de promocionar el tejido productivo y cultural de la localidad piloñesa. Por eso los impulsores -la asociación Roblón de Coya y El Tenderete- hacen un balance "más que positivo" del mercado. "Estamos muy contentos no sólo por la gran afluencia de público, sino por lo bien que se integraron los vendedores con la comunidad", apuntó el organizador Toni López.

Una exhibición de mayado de sidra a cargo de la Asociación Sidra Casera de Piloña o un amagüestu de castañas cocinadas en tambor fueron algunas de labores que los asistentes pudieron contemplar junto al centro social de Coya durante el día de ayer. Los más golosos pudieron darse un atracón a precios económicos gracias a la barraca atendida por miembros de la comisión de fiestas del Cristo de Coya y no faltó el lado más solidario con puestos como el de la asociación Red de Madres sin Red, que estos días lleva a cabo en la comarca una campaña de recogida de material humanitario para el pueblo sirio.

Los talleres infantiles, de bookcrossing, la actuación del cantante Lolo el de Cabranes o la "jam session" (encuentro informal de improvisación musical) a cargo de Pablo X. Suárez y Chino el Indio pusieron la pincelada cultural a la jornada, en la que no faltaron exposiciones de pinturas de acuarelas y dibujos de cómic de los vecinos. Los puestos más demandados fueron los de comida, que no tardaron en agotar sus existencias.

Entre los participantes se encontraba el artista catalán Javi Fernández, que no dudó en sacar su pincel para decorar pizarras a cambio de la voluntad o un trueque. "Me invitaron unas amigas y no lo dudé. Es para repetir la experiencia", dijo. Uno de los puestos que más llamó la atención de los asistentes al Mercáu ayer fue el de artesanía de Joni Martínez, que expuso una guitarra hecha en madera de forma artesanal. "Es la segunda que hago. La verdad es que a la gente le gusta. Me dicen que me van a encargar personalizadas porque suena perfecta", señaló.

El último Mercáu de la temporada en Coya quedó inmortalizado gracias a la cámara minutera de Carlos Cosmea, que hizo retratos a cambio de la voluntad a todos los que se lo pidieron. "Cada foto es única, imposible de repetir", aseguró el fotógrafo, que celebró el "ambiente familiar" que se respiraba en Coya. "Esta máquina se usó entre los años 40 y 70 del pasado siglo en las Ramblas de Barcelona y aprendí a usarlas gracias a un amigo cubano. No es difícil pero hay que tener maña. En diez minutos tengo el positivo listo", garantizó.

Los organizadores del Mercáu de Coya se tomarán un descanso para repensar el formato y aportar nuevas ideas. "Nos gustaría repetir porque ha tenido gran acogida entre los vecinos, que se han esforzado muchísimo para que esto saliera adelante", concluyeron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine