22 de noviembre de 2016
22.11.2016
Lne.es »

Vecinos del barrio Bustillo de Llanes piden que la avenida de La Guía sea zona azul

Los lugareños han solicitado al Ayuntamiento preferencia para estacionar en esta parte de la villa

22.11.2016 | 03:32

Implantar una zona verde en el barrio Bustillo que facilite el aparcamiento a los vecinos y la zona azul en la avenida de La Guía. Es lo que ha solicitado al Ayuntamiento de Llanes el presidente de la Asociación de Vecinos Barrio Bustillo Llanes Este, Pedro Morán. Aparcar en esta parte de la villa es durante todo el año, según los lugareños, complicado. Morán mantuvo la pasada semana una reunión a pie de calle con el alcalde de Llanes, Enrique Riestra Rozas, y el jefe de la Policía Local en la que trataron estos y otros asuntos.

"Han quedado en estudiar nuestras propuestas", señaló ayer Morán, quien ha lanzado la idea de hacer un censo de residentes del barrio Bustillo, de manera que quienes tengan el pago del Impuesto de Bienes e Inmuebles y la viñeta al día, tengan, por ejemplo, preferencia a la hora de aparcar en la zona verde a un precio simbólico por día. "Esto ocurre en muchas ciudades", indicó Morán.

El máximo responsable del colectivo vecinal ha solicitado también que cinco plazas en línea situadas en la avenida de Toró, pasen a ser en batería, lo que permitiría ganar siete, pues se pasaría a doce. En la calle Peñamellera Alta, donde en la actualidad hay plazas en batería, propone también que se pueda aparcar en línea en el margen derecho, lo que significaría ganar ocho plazas.

La implantación de la zona azul en la avenida de La Guía respondería, según Morán, a la necesidad de evitar que unos pocos conductores ocupen estas plazas durante varios días seguidos, tal y como ocurre en la actualidad en temporada alta. Con la zona azul se fomentaría la rotación y se evitaría la entrada continua de vehículos en esa zona para intentar estacionar, según Morán.

De la visita del regidor llanisco se ha obtenido el compromiso de elevar el paso de cebra situado en la confluencia entre las calles Ribadedeva, Cabrales y la avenida de Toró, de manera que se facilite el paso por este punto de personas con movilidad reducida, así como de, por ejemplo, los portadores de carritos de bebés (en la actualidad deben librar un estrecho desnivel de acceso al paso que hace esquina), además de lograr también la reducción de velocidad de los vehículos que pasan por este lugar a más de treinta kilómetros por hora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine