El saneamiento de Benia, en marcha con una década de retraso y sin ayudas europeas

El proyecto inicial, de 14 millones, no fue tramitado a tiempo y el Principado tuvo que asumir en solitario una obra más modesta

07.03.2017 | 03:49
Inicio de las obras de la depuradora de Onís.

Los trabajos del saneamiento y depuración de Benia, Villar, Sirviella y Talaveru, en el concejo de Onís, comenzaron ayer, con casi una década de retraso sobre la previsión inicial. La obra permitirá que esas cuatro localidades dejen de verter aguas residuales al río Güeña, como muy tarde, a finales de 2018. Esta es una de las "obras perdidas" del Plan Agua de los Picos de Europa, un amplio listado de actuaciones que tenían ayudas europeas, buena parte de las cuales se perdieron por no haber sido tramitadas a tiempo.

En el caso del saneamiento de Benia (el proyecto inicial preveía sanear el río Güeña, hasta Mestas, en Cangas de Onís, con una inversión de 14 millones de euros), el 80 por ciento de la obra iba a ser financiada por la Unión Europea, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, en el marco del Programa Operativo FEDER de Asturias. Así que se perdieron 11,2 millones que Bruselas se había comprometido a aportar para este proyecto.

Tras el fracaso de buena parte de las obras del Plan Agua, el Principado aprobó una obra más modesta, adjudicada hace ya tres años adjudicado a Dragados S. A. por 1.180.969 euros, que tendrá que asumir el solitario el Ejecutivo autonómico. La tardanza del inicio de la obra se debe a los cambios introducidos en la ubicación de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR), el tipo de instalación y el añadido de colectores nuevos para casas que no tenían saneamiento y posibles edificaciones futuras.

La obra consistirá en la construcción de una EDAR en las inmediaciones de la finca de Tullidi, en Benia. Será una depuradora en la que se trataran biológicamente la aguas residuales mediante biodiscos, lo que posibilitará "una mejor depuración, sin olores y sin ruidos", indicó ayer el alcalde de Onís, José Manuel Abeledo. Además, al estar semienterrada, la EDAR tampoco generará "ni impacto visual ni ambiental", añadió.

Asimismo se construirán tres colectores que llevaran las aguas residuales desde Villar, Sirviella, Talaveru y Benia hasta la depuradora y se habilitará un ultimo colector que recogerá las aguas residuales del centro de interpretación "Las montañas del quebrantahuesos", del centro de servicios comunitarios y de la futura residencia local. Habrá tres estaciones de bombeo y dos de impulsión. El plazo de ejecución es de veintidós meses.

El Consistorio, gobernado por el PSOE, luchó para que se ejecutase la obra, después de que el Gobierno central dejara a Onís fuera del Plan Agua y centrara todas las inversiones en los municipios vecinos (Cangas, Cabrales y Peñamellera Baja) en manos del PP.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine