14 de marzo de 2017
14.03.2017
Conflicto en torno al principal monumento románico de la comarca

La jueza multa al secretario de CC OO con 480 euros por romper el cierre de Bedón

Absueltos cuatro encausados de los delitos de daños y usurpación La Delegación del Gobierno decidirá si cometieron infracción administrativa

14.03.2017 | 03:44
Varios de los acusados, junto con otras personas, momentos antes del juicio, el pasado día 9.

La jueza de Llanes, Lucía González Azpiazu, ha condenado al secretario general de Comisiones Obreras (CC OO) del oriente de Asturias, Rogelio Marotías, a una multa de 480 euros como responsable de un delito leve de daños, al haber roto el cierre de la finca de San Antolín de Bedón el 23 de agosto de 2016, al considerar que impedía el paso por un camino público. Marotías fue absuelto de otro delito leve, el de usurpación. Los otros cuatro acusados, entre los que figuraba el concejal llanisco no adscrito Alfonso Miyares, quedaron absueltos de los dos delitos leves que se les imputaban: daños y usurpación. La sentencia aún puede ser recurrida en apelación en el plazo de cinco días.

La titular del Juzgado de Llanes, en todo caso, ha decidido remitir las actuaciones a la Delegación del Gobierno en Asturias, por si los hechos que se atribuyen a los cinco denunciados pudieran constituir una infracción administrativa en los términos que la ley señala sobre la protección de la seguridad ciudadana.

Las cinco personas acusadas participaron el 23 de agosto de 2016 en el acto de presentación de una asociación cultural, "La Volandina", que incluyó una visita a la zona de San Antolín de Bedón. A la entrada de la finca del mismo nombre hacía varios meses que se había colocado un cartel de prohibido el paso "por motivos de seguridad", dado que se habían ejecutado obras de consolidación de varios de los edificios existentes en la propiedad.

El cierre de la finca, incluso tras la conclusión de las obras, provocó una fuerte contestación social en la zona, al considerar el colectivo "Amigos de San Antolín", vecinos y veraneantes y diferentes asociaciones y formaciones políticas que se impedía el paso a un bien de interés cultural, la iglesia de San Antolín de Bedón, a través de un camino que consideran público.

Los presentes en el acto de "La Volandina" reclamaban la necesidad de habilitar un paso definitivo y público al templo. Rogelio Marotías rompió el cierre que impedía el paso y junto con los otros cuatro acusados y otras personas no identificadas recorrieron unos metros del camino. Fueron denunciados por uno de los propietarios de la finca que rodea a la iglesia. Los daños causados en la propiedad de Bedón fueron presupuestados en 150 euros. La jueza advirtió contradicciones en las declaraciones de los acusados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine