14 de junio de 2017
14.06.2017

Siluetas inolvidables en el cole riosellano

Los alumnos de sexto del Manuel Fernández Juncos se autorretrataron en una pintura urbana al acrílico en un patio interior del centro

14.06.2017 | 03:50
Los estudiantes ante la pintura urbana que dejan en un patio interior del colegio Manuel Fernández Juncos de Ribadesella.

Aunque estén a punto de acabar su etapa en el colegio público Manuel Fernández Juncos porque el próximo curso irán al instituto, la huella de los alumnos de sexto es imborrable en el centro riosellano. Los escolares presentaron ayer la pintura urbana que han realizado durante los dos últimos meses en el centro junto a Isabel García, licenciada en Bellas Artes e integrante de Metalsella, la empresa riosellana que impulsa esta iniciativa desde hace tres años en colaboración con el colegio.

Eligieron la pintura al acrílico, al agua, "apropiada para chavales de su edad", describe García, contenta con el resultado. A la vuelta de las vacaciones de Semana Santa empezaron a dar vueltas al mural y eligieron la pared de un patio interior. Con un espacio mayor que con las dos anteriores promociones, los estudiantes pudieron trabajar más directamente con su cuerpo y representaron su silueta por parejas: "Tuvieron que dibujar en el suelo, sujetarse, recortar... unos se ayudaron a otros", describe la coordinadora del proyecto, cuya ejecución tuvo dos fases.

"Al principio trabajaron ellos el mural, dividido por espacios. Pintaron como quisieron y eligieron la técnica, los colores y las ideas", describe antes de explicar que en la segunda fase ya se dedicaron a dibujar las siluetas de forma que los estudiantes se pudieran reconocer. "Algún detalle, la forma del pelo, la colocación de las manos... lo trabajamos de forma que ellos se reconozcan", continúa la licenciada en Bellas Artes, quien reconoce que ejerció cierta "presión" sobre los estudiantes, pues el trabajo era delicado y un error podía echarlo a pique. "Pero lo han conseguido", remarca García. Pasaron las siluetas a la pared y borraron lo que quedaba fuera con pintura blanca hasta obtener el resultado que ayer pudieron conocer las familias. Esta es la tercera promoción que deja su impronta en el colegio público. Los primeros plasmaron en un mural una interpretación del antiguo edificio de la escuela, también en acrílico pero con más acento en la textura, la forma y el estampado. "Menos dibujo y un poco más expresionista", señala la coordinadora, quien el segundo año abordó con los estudiantes el ajedrez con la técnica del collage.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine