06 de agosto de 2017
06.08.2017

Nieves de verano en Cabrales

La fiesta de la Virgen en Bulnes, que no pudo desfilar por el orbayu, atrae a antiguos vecinos y emigrantes

06.08.2017 | 06:17
Milagros Gutiérrez al frente de la conga de Bulnes. A la derecha Vicente Trespalacios, Carmen Barrantes y Juan Oliver, del Grupo de Gaitas Principado.

A los pies del Picu Urriellu los cohetes tienen un sonido muy especial. Retumban en forma de estruendo seco. Ayer, con motivo de la celebración de la Virgen de la Nieves los voladores volvieron a anunciar fiesta en el corazón de los Picos de Europa, en Bulnes. Poco importaba que el Naranjo no asomase entre las nubes que descargaban sin descanso una fina capa de orbayu que impidió que la procesión con la virgen y el ramu saliese. El funicular no dio abasto para subir a romeros y a turistas desde las nueve y media de la mañana.

La canguesa Mari Cuesta Miyares, de la localidad de Llerices, acudió con dos amigas. "Es el segundo año que vengo. Me encanta el pueblo", dijo. Muy emocionada, enseñando una fotografía de su padre, Juan Francisco Noriega, que guarda en el bolso, estaba Emilia Elvira Noriega.

Nacida en Cuba junto a sus tres hermanos, recordaba que su progenitor salió de Bulnes rumbo a la isla caribeña en 1924. En Camagüey se ganó la vida sacando adelante una tienda de ultramarinos. "Mi padre no pudo volver. Quería morir aquí pero no pudo ser. Siento una gran emoción. Me contaba muchas cosas de este lugar. Es un pueblo muy bonito con unas montañas impresionantes", resaltó. Rufina Noriega no faltó a la cita con la Virgen de las Nieves junto a su hija Eulogia Campillo. "Me vienen a la mente muchos recuerdos de como se vivía esta fiesta hace muchos años", dijo.

El Grupo de Gaitas Principado formado ayer por Vicente Trespalacios al tambor, Juan Oliver a la gaita y Carmen Barrantes al bombo, fueron los encargados de poner la música. "Venimos desde hace veinticinco años", dijo Trespalacios. "El chachachá del tren", "Los Nardos", o el "Qué viva España" de Manolo Escobar fueron interpretados por el conjunto para algarabía de los presentes que, incluso, formaron una conga.

En Puertas de Cabrales también se celebró ayer la Virgen de las Nieves. Lo hizo dos horas antes que en Bulnes para que el párroco cabraliego, Pedro Fernández, pudiese acudir a ambos lugares. En Puertas la lluvia dio una tregua y si hubo procesión. Llevaron el ramu José Ángel González, Paco Bonilla, Manuel Tielve y Ángel Santamaría. La gaita y el tambor la tocaron, respectivamente, los llaniscos Santi Galguera y Manuel Fernández. El tambor, para dirigir a una treintena de aldeanas, lo repicaba por primera vez Chelo Coro Niembro. "Aprendí a tocarlo en quince días", señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine