10 de septiembre de 2017
10.09.2017

Así empezó todo en la antigua Cánicas, a la vera del río Salia

Exitosa representación "Astures: Pelay,o, nuestro Rey" en Cangas de Onís | Más de medio millar de espectadores siguieron la recreación

10.09.2017 | 19:42
Así empezó todo en la antigua Cánicas, a la vera del río Salia

"¡Nobles jefes astures! ¡Valerosos guerreros! Hasta ahora nunca me había parado a pensar que soy ante todo producto de esta tierra. ¡Soy un hijo de esta tierra! En mi casa siempre se me dijo que éramos una de las principales familias godas, y así se consideraba mi difunto padre Favila y mi tío Veremundo, aquí presente", aseveró con orgullo y rotundidad Pelayo, en el transcurso de la representación de "Astures: Pelayo, nuestro Rey", desplegada entre "les llastres", rocosas y grisáceas, de El Puentón, al pie de una hoguera, bajo el famoso Monumento Nacional de Cangas de Onís, a la vera del río Salia (Sella), y seguida con enorme interés por cientos de espectadores.

Según recogen arcaicos escritos, Pelayo había sido elegido como jefe o líder de astures y cántabros en la antigua Cánicas, allá por el verano del año 718, a través de una asamblea, y a propuesta de Tarano, jefe del clan astur de Abelania. Todos ellos, hostigarían a los invasores hasta derrotarles en la batalla de Covadonga, en la cueva de las faldas del monte Auseva, logrando rebelar a todo el norte peninsular contra los invasores musulmanes. Reinó desde el año 722 hasta su fallecimiento en el 737 –historiadores aseguran que recibió sepultura en la iglesia de Santa Eulalia de Abamia (Corao)- en un territorio de libre ocupación, estableciendo su corte en Cangas de Onís.

Veremundo, señor godo de Argandenes; Tarano, jefe de los astures de Abelania; Claudio, potentado romano del valle de Boiges; Padre Gladila –caracterizado por Fran Rozada Martinez, Cronista Oficial de Parres-, en el papel de sacerdote cristiano; Ermesinda, hermana de Pelayo; Gaudiosa –a cargo de la canguesa Bertina G. Prieto-, nieta de Tarano; Tioda, soldado a las órdenes de Pelayo; y Pelayo –interpretado por el actor Javier Uriarte Pinilla-, fueron los personajes de la puesta en escena en los alrededores del puente "romano", con guión de Álvaro Solano Fernandez-Sordo, quien ejerce de profesor del Área de Historia Medieval del Departamento de Historia de la Universidad de Oviedo.
"Astures: Pelayo, nuestro Rey", la gran apuesta del Ayuntamiento de Cangas de Onís para las fechas conmemorativas de la festividad de Nuestra Señora de Covadonga y Día de Asturias, contó, además, a lo largo del fin de semana, con un ambicioso programa de actividades para todo tipo de públicos –campamento de guerreros, desfile de astures, combates y exhibiciones de duelo y tácticas, etc?- repartidos por diversos escenarios: plaza Camila Beceña, parque Casa Riera, vetusto robledal del campo de San Antonio (Cangues d´Arriba), hasta culminar con la recreación histórica de la proclamación de Pelayo en el emblemático puente "romano" de la vieja Cánicas.

Al mediodía, bajo reluciente y soleada jornada, un espectacular desfile "paralizó" la ciudad canguesa por momentos, pues, centenar y medio de figurantes recorrieron, incluso cuatro de ellos montados a caballo, la principal arteria de la urbe en dirección al robledal de San Antonio. La larga comitiva, encabezada por las autoridades, entre las que estaban el alcalde José Manuel González Castro y la la directora general de Patrimonio Cultural, Otilia Requejo, así como la Banda de Gaitas "Ciudad de Cangas de Onís" y la Asociación Folklórica "Picos de Europa", asistió a los combates de guerreros astures, previos a la proclamación de Pelayo.

El próximo año 718 se cumplirán trece siglos de la primera sede del Reino de Asturias: en Cangas de Onís. Y es que, este primer domingo de septiembre, con un caudaloso y turbio río Salia –debido a las persistentes lluvias registradas en las últimas horas, lo que obligó a aplazar la representación que estaba programada para la noche del sábado- el "¡Viva Pelayo, nuestro jefe!", atronó con fuerza, premiado con cerradas ovaciones en la vetusta capital del Reino de Asturias. Como fiel testigo mudo la espectacular Cruz de la Victoria que pende del arco principal de El Puentón. Ahora, comienza la cuenta atrás para enaltecer el XIII centenario de la batalla de Covadonga. Con lluvia o sin ella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine