22 de septiembre de 2017
22.09.2017

"Fue un milagro", resalta el escalador que halló la talla destruida de la Virgen del Picu

El madrileño Enrique Martín asegura que descubrir casualmente la imagen tallada en caliza en un canchal fue "como encontrar una aguja en un pajar"

22.09.2017 | 04:40
Enrique Martín, ayer, con la talla destrozada de la Virgen de las Nieves, en el canchal donde la halló.

"Fue un milagro. Creo firmemente que, viniendo de la Virgen, fue un milagro", insistió ayer el montañero madrileño Enrique Martín, que halló casualmente la imagen de Nuestra Señora de las Nieves, que presidía la cima del Picu Urriellu desde 2014 y que había desaparecido el pasado fin de semana. El escalador subrayó que encontró la talla sin buscarla, de noche, con la luz de una linterna frontal de montaña y en medio de un canchal de piedra caliza, el mismo material del que estaba hecha la imagen. "Encontrar una piedra caliza dentro de un canchal de caliza... Fue una casualidad absoluta, como encontrar una aguja en un pajar", destacó.

Enrique Martín relató ayer que salió del refugio de la Vega de Urriellu a las siete de la mañana del miércoles, junto a su compañero Javier Guzmán, con la idea de ascender a la cima del Picu por la mítica vía Rábadá-Navarro, en la cara Oeste. Sabía que la talla había desaparecido, lo cual le había disgustado, pero ni se le pasó por la cabeza buscarla, menos aún hallarla. Del refugio a la base de la montaña hay apenas 15 minutos de camino. De repente, en un canchal por donde en otras épocas del año avanza el agua y ahora está seco, le llamó la atención una piedra redondeada. "Pensé que era una chorrera (saliente que se forma en la roca caliza en forma de aleta), pero en Urriellu no hay chorreras, así que me pareció raro, me agaché y al darle la vuelta vi que estaba agujereada... y al instante vi las dos manitas y la reconocí", rememoró el montañero. "¡Javi, que es la Virgen!, gritó el escalador a su compañero. "¿Cómo que la Virgen?", replicó Javier Guzmán. "La levanté, se la enseñé y flipó. Era la imagen de la Virgen, seccionada. Le faltaban la cabeza y el Niño", señaló Martín.

Los dos montañeros buscaron durante cinco minutos en el canchal otros restos de la talla. No hallaron ni rastro. Martín la escondió "para que nadie la tocara" con la idea de informar al regresar a los guardas del refugio (bajaron por otra cara de la montaña). Ya bien entrada la noche del miércoles, así lo hizo. Ayer, junto a un guarda, rescató la talla, que permanece custodiada en el refugio de Urriellu.

Enrique Martín, que se define como creyente, manifestó que está "orgulloso" de haber encontrado la talla, que "algún desalmado que no respeta los símbolos de la montaña" lanzó al vacío tras destrepar unos 200 metros desde la cima del Picu.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine