La producción de «La Bella Durmiente» del Ballet del Kremlin.

El Kremlin da el primer paso

La compañía rusa de ballet clásico inaugura el Festival de Danza con dos programas, «La Bella Durmiente» y «Romeo y Julieta», que interpretará hoy y mañana

03.04.2008 | 02:32

El Festival de Danza de Oviedo abre el telón del teatro Campoamor, esta tarde, con los primeros pasos del festival, que serán los del Ballet Estatal del Palacio del Kremlin de Moscú. La compañía, heredera de la escuela rusa de ballet clásico, ofrecerá dos programas, que repartirá durante la tarde de hoy y la de mañana. El Kremlin se estrena en las tablas ovetenses con el ballet en tres actos «La Bella Durmiente», con música de Tchaikovsky.
Mañana, la compañía pondrá movimiento otra historia memorable, la de «Romeo y Julieta», con la música de Prokofiev. El Kremlin está dirigido por el artista emérito de Rusia Andres Petrov. Para su segunda aparición, la compañía interpretará la coreografía de Yuri Grigorovich, una referencia de los escenarios del siglo XX. Ambas funciones serán a las ocho y el público interesado todavía dispone de entradas en anfiteatro y general, por un precio de 13 euros.
El Ballet del Kremlin nació hace dieciocho años, en el escenario del Kremlin, el centro de la cultura teatral rusa, ya que era el marco de los espectáculos del Bolshoi. Hoy día, la compañía del Kremlin, que fue creada como ente independiente, cuenta con premiados bailarines en concursos nacionales e internacionales, así como artistas de la más alta calidad. Maestros como Ekaterina Aksenova, referente de maestros repetidores; el reputado coreógrafo Vladimir Vasiliev o solistas de la talla de Margarita Levina y Svetlana Romanova, con su estilo inconfundible, encontraron en el Kremlin un joven grupo con el que trabajar con expresión y dinamismo. La búsqueda de la individualidad artística de los jóvenes bailarines es lo que mueve al Kremlin.
Andres Petrov lleva la dirección artística de la compañía. El respetado artista emérito de Rusia estuvo muy unido al Teatro Bolshoi de Moscú, uno de los principales escenarios de ópera y ballet del mundo, que ahora se halla en reconstrucción. Petrov es catedrático de la Academia Estatal Coreográfica en Moscú y miembro de la Academia Internacional de las Artes. El fundador del Ballet del Kremlin pertenece a una famosa dinastía de la danza. Entre sus trabajos hay ballets originales y otros títulos clásicos. Algunos de sus últimos espectáculos fueron el estreno de «Giselle» y «Arkaim», este junto al Teatro de Bashkiria.
Petrov ha adaptado la escena de «La Bella Durmiente», con la que se inaugurará el Festival de Danza, a partir de la coreografía de Marius Petipa, quien culminó, en las postrimerías del siglo XIX, el ballet clásico, trabajando junto a figuras como Diaghilev y Falla, quienes estuvieron relacionados con la aventura de «Les Ballets Ruses». Esta tarde vestirán el escenario del Campoamor los decorados de Stanislav Benedictov, condecorado con el Premio Estatal Ruso, y Olga Polianskaia vestirá a los bailarines, entre los que destacarán, en los papeles protagonistas, Roman Martyshkin, que interpretará al rey, y Ekaterina Kristoforova, que será la reina. Kristina Kretova, habitual en las giras del Kremlin y merecedora del Premio Ruso de Juri Gregorovich, hará de princesa; Sergey Smirnov, que se incorporó al Kremlin en el año 2000 haciendo papeles principales, interpretará a un príncipe de estilo romántico.
Los cincuenta integrantes de la compañía traducirán con sus movimientos la historia de «La Bella Durmiente». La rueca que Carabosse le regala a la princesa Aurora, por su cumpleaños, la sume en un profundo sueño, cumpliéndose así la maldición de la hechicera. Guiado por las hadas del bosque encantado, el príncipe Desiré llega a palacio. Cuando Aurora recibe su beso amoroso, despierta de su hechizo y toda la corte también se despereza. La boda de los príncipes se celebra por todo lo alto, incluso asisten personajes de otros cuentos, como el «Gato con Botas» o «Caperucita Roja».
Programa
El Festival de Danza retomará su calendario el día 26 de abril. Entonces, la Compañía de baile flamenco de Andrés Marín presentará su espectáculo «Asimetrías», que empasta la tradición y la vanguardia en un homenaje a las personalidades y estilos del flamenco. La propuesta introduce inusuales ingredientes, como la trompeta que se une a las tres guitarras.
El Ballet de Tokio dará los últimos pasos del festival los días 2 y 3 de junio. En ambas fechas, la compañía más prestigiosa de Japón interpretará un tríptico con las «Danzas griegas», «El pájaro de fuego» y el «Bolero» de Ravel, todas con coreografía de Maurice Béjart. Así, la compañía rendirá tributo al artista, fallecido hace unos meses. Este espectáculo acoge la novedad del festival: el directo de la Orquesta «Oviedo Filarmonía».

Enlaces recomendados: Premios Cine