Actuaciones policiales ante dos sucesos curiosos

Un hombre amenaza a otro con romperle la cara por no ser del Atlético de Madrid

Un empleado enfadado con su jefe prende fuego a su negocio,
en la calle San Pedro Mestallón, «bajo los efectos del alcohol»

05.04.2008 | 03:16

No ser forofo del Atlético de Madrid le puede salir a uno muy caro. A un ovetense le agarraron por la solapa de la chaqueta y le amenazaron con romperle la cara por no ser hincha de este equipo de fútbol. Sucedió en la calle Álvarez Lorenzana el pasado jueves. La Policía Nacional ha detenido al presunto agresor.
La víctima se dirigía a su trabajo, a las siete y cuarto de la mañana. Esa mañana decidió ponerse una corbata rojiblanca, que fue el detonante del suceso. Un individuo se le acercó y le preguntó que si era del Atlético de Madrid, a lo que respondió que no. A pesar de su negativa, el otro insistió y le preguntó de nuevo si estaba seguro de que no era un seguidor del Atlético, ya que veía que estaba vestido con una camisa blanca y una corbata rojiblanca. El joven volvió a responder que no y que ni siquiera le gustaba el fútbol.
La respuesta no le gustó nada al individuo de las preguntas, que se sintió ofendido, hasta tal punto que le agarró por la solapa de la chaqueta y tras amenazarle con romperle la cara, le dijo que sólo podía solucionar el incidente con «pasta». El joven, aprovechando que se acercaba un viandante, se zafó de su agresor y comenzó a correr hasta que lo perdió de vista, llamando inmediatamente a la Policía.
La Policía detuvo ese mismo día al agresor, de 29 años, y ovetense, como presunto autor de un delito de amenazas. Le constaban tres detenciones anteriores. Declaró que no recordaba nada porque había bebido y fue puesto en libertad con cargos.
Por otra parte, la Policía Nacional detuvo en Oviedo al presunto autor de un incendio provocado en un local en la calle San Pedro Mestallón, el pasado lunes.
El propietario del local trasladó a la Policía sus sospechas sobre la intencionalidad del incendio, extremo que confirmaron las pruebas. La investigación se centró entonces en los posibles sospechosos que tuvieran algún tipo de motivación para causar los daños.
El jueves, la Policía detuvo a un empleado del local, de 30 años, con el que el dueño del negocio había tenido discrepancias. Reconoció los hechos y dijo que había prendido fuego a una papelera bajo los efectos del alcohol.

Enlaces recomendados: Premios Cine