Ramiro, adiós a medio siglo del arte de la tijera

El psicoesteta allerano celebra su jubilación junto a quinientos amigos y familiares en un entrañable acto

14.05.2008 | 02:00

Pablo GONZÁLEZ

Ramiro Fernández aprovechó el día de su sesenta y cinco cumpleaños para hacer balance de una dilatada carrera como peluquero que comenzó cuando sólo contaba con 15 años. El psicoesteta, nacido en Niembra (Aller) un día como ayer de 1943, reunió en el Castillo del bosque de La Zoreda a medio millar de familiares, amigos y clientes que no quisieron faltar a la fiesta de su aniversario y de sus bodas de oro en el gremio de peluqueros. Y es que Ramiro se jubila, o más bien, y como a él le gusta decir, pasa a «segunda actividad».


«Cincuenta años pueden parecer una pesada carga pero constituyen una excelente oportunidad y una privilegiada experiencia para hacer balance en lo personal, social y laboral», comentaba Ramiro Fernández. El psicoesteta de las estrellas reconoció que «el balance es positivo» y que «a estas alturas del guión estoy satisfecho de lo vivido y lo conseguido», sin olvidar que «aún me quedan muchas cosas por realizar y muchos momentos inolvidables que vivir». Durante el acto previo a la cena se presentó su biografía, obra de Juan Luis Fuente, además de emitirse un vídeo en el que jugadores del Real Madrid, como Míchel Salgado o Íker Casillas, glosaban su figura. «Sacó el líder que llevo dentro en un momento complicado de mi vida», descubría el meta merengue.


Y así, dominando el verbo y la escenografía, Ramiro se ganó el aplauso de los quinientos invitados. Su don de gentes quedó demostrado desde el arranque de la celebración. El empresario tuvo el detalle de saludar uno por uno a todos los asistentes. Entre ellos hubo representación de todos los estamentos y sectores con los que Ramiro ha entablado amistad a lo largo del último medio siglo, desde la política y la empresa al deporte. La lista de caras conocidas es larga: Jacobo Cosmen (Alsa), Antonio Trevín (delegado del Gobierno), Xuan Xosé Sánchez Vicente (URAS-PAS), Pilar Fernández Pardo (PP de Gijón), Agustín Azparren (magistrado), Adolfo Barthe (médico), Manuel Díaz Vega (ex colegiado), César Muñiz (árbitro internacional), Toni Fidalgo (periodista), Alfredo Canteli (presidente del Centro Asturiano), Antonio Rey (alcalde de Grado) o Luis Alberto Martínez (Casa Fermín).


«Tras cincuenta años es hora de que levantes el pie del acelerador», celebraba Gabino de Lorenzo, alcalde de Oviedo que obsequió a Ramiro (edil en la primera Corporación democrática con Luis Riera Posada) con un retrato del peluquero obra del arquitecto José Rivas. Todos los asistentes coincidían en la vital aportación de Ramiro en la pelea para dignificar la profesión, además de su cómo se hizo a sí mismo. Pero sobre todo destacan la humanidad de Ramiro. «Es un referente para Oviedo y amigo de sus amigos», comentaba el congresista Jaime Reinares. «Hay quienes se aprovechan del gremio en el que trabajan y otros lo encumbran. Este es el caso de Ramiro, que ha dignificado su profesión», apuntaba Severino García Vigón, presidente de FADE. «Es atento, educado, prudente y un gran amigo», aseguraba Manuel Vega-Arango, presidente del Sporting, que estuvo acompañado por los jugadores Rafael Sastre y Mate Bilic.


«Es un personaje singular, un ejemplo de ciudadano y empresario», apostillaba Dámaso Bances, presidente del Oviedo. El club azul estuvo ampliamente representado con los ex jugadores Carlos, Cristóbal, Jankovic o Luis Manuel. También estuvo Esteban (Celta de Vigo), Vicente González Villamil o el ex presidente Manuel Lafuente. «Ha triunfado en la vida y en el terreno de la amistad», sentenciaba Manolo Galé, presidente de la Federación Asturiana de Tenis.

Enlaces recomendados: Premios Cine