Con el periódico en la mochila de clase

El colegio de San Claudio organiza una jornada de periodismo para niños de 3 a 12 años con el objetivo de fomentar la lectura de la prensa escrita y el trabajo en equipo

28.03.2013 | 02:58
Por la izquierda, Pelayo Bueno y Pelayo Rodríguez, con un ejemplar de LA NUEVA ESPAÑA, ayer, en el colegio público de San Claudio.
Por la izquierda, Pelayo Bueno y Pelayo Rodríguez, con un ejemplar de LA NUEVA ESPAÑA, ayer, en el colegio público de San Claudio.

Los alumnos del colegio público de San Claudio leen el periódico antes de ir a clase. Le han cogido el gusto durante el curso mientras elaboraban su propio diario, «La tribu educativa», a base de entrevistar a personajes locales y escribir reportajes y noticias del entorno escolar. El trabajo incluye una jornada de periodismo sobre la prensa escrita que organizaron ayer en horario lectivo, tanto los profesores como las familias.


Los niños de 3 a 12 años estudiaron las secciones de un periódico y aprendieron a diferenciar algunas de sus partes, como la cabecera, los titulares, la entradilla, el cuerpo de la noticia y los pies de foto. Al igual que en un puzzle, los estudiantes debían encajar en las páginas las piezas que sus tutores habían recortado previamente.


Para la directora del colegio, Marta María Álvarez, «la prensa escrita es perfecta para que los niños aprendan a trabajar en equipo y, además, lean todos los días sobre temas que les interesen». Una de las claves para que los talleres resulten atractivos es la relación que los profesores han establecido entre el mundo de la comunicación y el cómic. Así, los niños identifican a Superman como un redactor del diario «Daily Planet», consideran que Spiderman es un periodista del «Daily Bugle» y ven a Tintín como un intrépido reportero.


«Antes veía siempre la Fórmula 1 por la tele pero ahora también me gusta leer los periódicos para saber qué pasa con Fernando Alonso». Pelayo Bueno, de 8 años, explicaba así su amor por el periódico desde que participa en la redacción de uno propio. En otra clase, los más pequeños acabaron manchados de tinta después de manipular los moldes de letra de las máquinas de linotipia con las que se componían los textos periodísticos hace años. Para Andrea Fernández, de 5 años, la antigua impresión de la prensa «era un trabajo muy difícil porque había que ir letra por letra y manchaba mucho las manos».


LA NUEVA ESPAÑA donó medio centenar de ejemplares al colegio y los padres de los niños aportaron un buen número de periódicos nacionales e internacionales que sirvieron para mostrar el alcance que la prensa escrita tiene a nivel global.


Para terminar con una sonrisa, los alumnos participaron en la actividad «Buenas noticias». Debían elegir el artículo más esperanzador de entre una decena de recortes. El reparto de alimentos y ayudas sociales y la creación de empleo se llevaron la palma. San Claudio está muy informado.

Enlaces recomendados: Premios Cine