IU se desmarca del gobierno y acude a la misa de San Salvador

La coalición, partidaria de separar Iglesia y Estado, reivindica su "autonomía" con la presencia de Pontón en la Catedral

07.08.2015 | 05:33

La misa de San Salvador, celebrada ayer al mediodía en la Catedral, tuvo entre su comitiva política una presencia inesperada: la de la concejala de Izquierda Unida, Cristina Pontón. Inesperada por varios motivos: porque sólo habían confirmado los ediles del PP, porque ni el deán de la Catedral, Benito Gallego, contaba con ningún concejal perteneciente a alguno de los tres partidos de gobierno (Somos, PSOE e IU) y, sobre todo, porque su presencia allí pareció contradecir la postura de su compañero Roberto Sánchez Ramos, edil de Cultura, que fue uno de los que lideró "el veto" del Ayuntamiento a la Iglesia, con la retirada de la subvención municipal.

Sin embargo, Pontón, que es la única edil de IU que no está en el equipo de gobierno, se presentó en la Catedral y se ubicó en el mismo banco (tercera fila) que los cinco concejales del PP. No fue, dijo, en nombre del Ayuntamiento, fue en nombre de su grupo y en el suyo propio. Su presencia fue una forma de reivindicar "la autonomía" de un partido frente a otras opciones de izquierda. "Vine a título personal, igual que voy a misa en otras ocasiones", aseguró la edil, que señaló que es partidaria de la separación entre la Iglesia y el Estado, pero que eso no impide que, fuera de las instituciones, el grupo pueda decidir participar en actos religiosos como el de la misa de San Salvador. Pontón aclaró que IU no es anticlerical, sino que defiende un "laicismo total" y apoyó la decisión del tripartito de separarse de la Iglesia porque, opina, "es de justicia lo que el gobierno de esta ciudad defiende".

Gerardo Antuña, concejal del PP, calificó de "lógica" la presencia de Pontón en la celebración. "Hay que ponerse la gorra de concejal, como decía algún alcalde, y no la de la ideología de cada uno", dijo, y añadió: "Representamos a todos los ciudadanos, a los que nos han votado y a los que no nos han votado, y a los que ni siquiera han ido a votar. Un acto cultural, religioso o de cualquier otro concepto al que es invitado el Ayuntamiento debe contar con su representación. Hoy (por ayer) ha estado representado por concejales, pero no por el equipo de gobierno, que ha confundido la ideología con la representación municipal".

A la misa, asistieron los concejales del PP Gerardo Antuña, Belén Fernández Acevedo, Covadonga Díaz y Eduardo Rodríguez, además de Cristina Pontón. Se colocaron en la tercera fila.

El arzobispo, Jesús Sanz Montes, oficio la misa con otros siete sacerdotes, entre ellos el deán de la Catedral, Benito Gallego. Sanz Montes se dirigió a los fieles, que llenaban la Catedral, invitándolos a "celebrar la fiesta de la ciudad honrando al Salvador". Y terminó su homilía pidiendo por "nuestra ciudad, nuestra querida ciudad, por los responsables públicos, las instituciones, las familias...". El laurel colocado tras la imagen del Salvador, a la derecha del altar mayor, y a sus pies, fue entregado al cabildo a primera hora de la mañana por los operarios del servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento. Durante la bendición del laurel, que la tradición dice que protege de las tormentas, tocó la banda municipal de gaitas.

En los asientos más próximos al altar se sentaron los representantes de las hermandades y cofradías de Semana Santa de Oviedo. Entre ellos se colocó la cronista oficial de la ciudad, Carmen Ruiz-Tilve. Antes de la celebración, la Banda de Gaitas "Ciudad de Oviedo" ofreció una actuación, aplaudida por decenas de personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine