Un barrio cómodo y acomodado

19.09.2015 | 05:22
En la fotografía superior, una calle de La Ería en los años noventa; debajo, el nuevo estadio Carlos Tartiere al inicio de su construcción.

Con La Ería y los terrenos adyacentes se hicieron muchos planes que, como la apertura de un Jardín Botánico, quedaron en nada. Igualmente, el barrio prosperó.

El presidente de la Asociación de Vecinos "San Pablo" de La Argañosa, Luis Ángel Gutiérrez Llano, cuenta que en 1959 se construyó la parroquia de San Pablo. "Hasta entonces en La Ería había solo había prados y huertas", comenta; se jugaba al fútbol en "un prao", el mismo donde unos años después se celebraban las fiestas. "El campo de fútbol supuso mucho para el barrio, pero los más favorecidos con su apertura fueron los de Olivares. Y también fue importante la construcción de Pórticos II, cuando estaba Antonio Masip de Alcalde", refiere. El cambio radical llegó, según Gutiérrez Llano, con "la urbanización de La Ería y la apertura de la calle Alejandro Casona". "También se nota la actividad del centro de empresas del talud", reconoce el representante vecinal.

"La Ería es un barrio de clase media alta. Tenemos instituto, el colegio público y el Nazaret, la plaza Pedro Miñor está abarrotada de críos por las tardes..., y es un barrio tranquilo", destaca. Él sólo echa de menos un polideportivo, que propone construir entre el colegio público y el instituto y que ya reclamó cuando era alcalde de barrio. Tampoco vendría mal, añade, una salida a la autopista desde San Claudio y la tan prometida Ronda Norte.

Joaquín Salas, que preside la asociación vecinal de Olivares, admite que esa zona es "un tanto peculiar". Se construyeron cerca de 500 chalés y el área pasó de ser un área netamente "rural" a "residencial de calidad". "Con Olivares crecieron Las Campas y La Florida, y las necesidades de tráfico cambiaron y se complicaron", según Salas.

Por lo demás, según el presidente de su asociación de vecinos, Olivares "es casi paradisiaco; carecemos de zona comercial pero no la echamos de menos". "Lo que pedimos son mejoras en el entorno, cosas de no mucha enjundia", afirma. "Tenemos un centro social sin wifi, una cancha deportiva que es una pesadilla para los vecinos, pagamos contribuciones especiales, algo que no hacen en ningún otro lugar del municipio", va enumerando. Esas pequeñas actuaciones, subraya, bastarían.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine