La asturianía marca el paso

Las carrozas y los grupos folclóricos de nueve concejos se llevan la mayor ovación de la populosa cabalgata de San Mateo, junto al exotismo de peruanos y brasileños

20.09.2015 | 11:43

La asturianía marcó el paso del 65º Desfile del Día de América en Asturias, uno de los más populosos de los últimos años, gracias a las carrozas y grupos folclóricos de nueve concejos del Principado que compitieron en aplausos con los representantes de Perú (que interpretaron los bailes de una fiesta declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad) y el exotismo de las bailarinas brasileñas de Bahía, que este año relevaron a sus compatriotas cariocas.

También hubo cambios en las sillas de autoridades, ocupadas ahora por el tripartito. Wenceslao López, que estaba acompañado por su mujer, acudió con los concejales socialistas Ricardo Fernández y Diego Valiño. La vicealcaldesa Ana Taboada (Somos) estuvo todo el desfile con sus dos hijas en el regazo. Y el teniente de Alcalde, Roberto Sánchez Ramos, "Rivi", fue con Cristina Pontón, edil de IU. Algo más tarde que sus compañeros de corporación municipal llegaron las concejalas de la oposición, Belén Fernández y Covadonga Díaz. Las populares saludaron, se sentaron y sacaron del bolso una camiseta con el lema: "Rosón, solución para los despidos de Recaudación". Permanecieron así durante la hora y cuarto que duró la cabalgata, para, al final, unirse a los abucheos que profirió la plantilla de la Auxiliar de Recaudación al tripartito y en los que también participaron los trabajadores del plan de empleo local, que montaron su propia manifestación. Las protestas no fueron los únicos incidentes del desfile. El cambio en el recorrido -que pasó dos veces por avenida de Galicia (una para subir y otra para bajar)- provocaron el enfado del público que escogió esa calle para ver el espectáculo.

Los trabajadores de Racaudación y del plan de empleo local abuchean al tripartito

Mientras una carroza subía por el margen izquierdo, otra bajaba por el derecho tras rodear la plaza de América, dificultando la visión de los ciudadanos e incluso impidiendo que la música de uno y otro paso se oyese con claridad. De hecho, algunos grupos folclóricos dejaron de tocar en ese momento para no entremezclar sus temas con los de enfrente. También en avenida de Galicia, un coche chocó con un semáforo ubicado a la altura del número siete, y aunque pasó desapercibido, los operarios municipales lo arreglaron al término de la fiesta.

Protección Civil -que en esta edición de América en Asturias contó con cincuenta voluntarios entre los que había personas de Gijón, Cabranes y Llanera- ayudó, entre otras cosas, a una familia a encontrar a un niño que se había perdido en el desfile, un evento multitudinario en el que se vendieron las 2.600 sillas disponible y donde miles de personas disfrutaron del espectáculo de pie o sentadas.

La colaboración desinteresada de otros municipios no pasó inadvertida. Hasta Mateín -encargado de abrir el desfile montado en un motocarro- destacó la presencia de los voluntarios de Gijón. "¡Coño!, ¿Qué hacéis aquí?", exclamó al verlos pasear a su lado.

Justo detrás del popular personaje de San Mateo llegó la carroza infantil "Mundo fantástico", venida de Castro Urdiales, en Cantabria, y que llamó la atención a niños y adultos por sus grandes dimensiones y su figura central, un payaso.

Los de Cabranes se acercaron cantando y tocando la pandereta subidos a su creación móvil, "La molienda", para dar paso a uno de las carrozas más ovacionadas del desfile, "El desembarco de Carlos V", de Villaviciosa, y que estuvo animada por el grupo de danza "Les Xanines" y la banda de gaitas "Los Xustos".

El sello asturiano se empezaba a notar y continuó con la banda de gaitas "La laguna del Torollu"; el grupo de coros y danzas Real Grupo de Cultura Covadonga de Gijón; la carroza de Valdesoto (que más que una carroza era un teatro sobre ruedas que impresionó al público tanto por su decorado como por el buen hacer de sus actores); el gaitero Xuacu Amieva tocando en lo alto de una carroza, pero desconocido para la mayoría porque estaba caracterizado; la única Reina del desfile (la del centro Asturiano) montada en un haiga verde lima y crema; la banda de gaitas de Cudillero "Avanti Cuideiru"; los bandos llaniscos de San Roque y de la Guía; o los Exconsuraos de Llanera.

Los de América no se quedaron atrás. Los peruanos dejaron con la boca abierta a los de casa gracias a su espectáculo "Tunantadas", una tradición declarada en 2011 Patrimonio Cultural de la Humanidad y en la que los participantes llevan máscaras artesanales y evocan ritmos antiguos. Los brasileños (la mayoría, mujeres) invitaron a bailar a los espectadores los ritmos de Bahía. "Paez que van más tapaes", dijeron algunos al verlas. Cuba tampoco defraudó y su cantante, en lo alto de la carroza, animó el cotarro con "Guantanamera": Hasta a la edil popular Belén Fernández, ataviada con una camiseta reivindicativa, se le iban los pies.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine