El alcalde de Oviedo, satisfecho con fiestas que aspira a hacer más abiertas

López ha incidido en que se ha intentado mejorar "lo que se ha podido" pese a que los tiempos "ya estaban marcados" y, pese a ello, ha considerado que las fiestas "han salido bastante bien"

21.09.2015 | 15:04

El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, se ha mostrado hoy satisfecho con el desarrollo de las fiestas de San Mateo pese a que, a la llegada al poder del equipo de gobierno de PSOE, Somos e IU, ya estaba "todo planificado" y se ha comprometido a trabajar por un modelo "más abierto, participativo y sin sectarismos".

En declaraciones a los periodistas durante el tradicional reparto del bollo preñao en la plaza de España, López ha incidido en que se ha intentado mejorar "lo que se ha podido" pese a que los tiempos "ya estaban marcados" y, pese a ello, ha considerado que las fiestas "han salido bastante bien", se han desarrollado con tranquilidad y sin ningún conflicto con una amplia participación ciudadana.

Entre las cuestiones a modificar el alcalde ha reiterado su intención de sacar del recinto de La Ería los conciertos de pago que se ofrecen en dicho espacio que, ha subrayado, "es un aparcamiento para el estadio de fútbol y no un sitio para hacer conciertos".

López ha acudido al reparto del bollo junto a la vicealcaldesa, Ana Taboada, (Somos) y el concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, (IU), después de que arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, les echara "de menos" en la misa mayor de San Mateo celebrada poco antes en la catedral de la capital asturiana.

"No nos avisaron, si no hubiésemos tratado de evitarlo, pero la fiesta es de todos los ovetenses, no de ninguna iglesia ni de ninguna parroquia. Tratamos de representar a todos y no a una parte", ha señalado tras considerar "fantástico" que el arzobispo colaborase para dar una solución a los trabajadores de la empresa que recauda los impuestos en Oviedo a los que aludió en su homilía.

Dicho colectivo, que teme perder su empleo por la decisión del equipo de gobierno de recuperar este servicio privatizado por el PP, ha protagonizado diversas protestas durante las fiestas a las que hoy se han sumado durante el reparto del bollo los trabajadores de los planes de empleo de municipales haciendo sonar silbatos.

Para López, hay protestas "paradójicas" dado que en Oviedo se convocan planes de empleo desde hace décadas y cuando se empieza a intentar resolver esta situación surgen las quejas "como si ahora se hubieran despertado las conciencias".

También se ha referido el alcalde a las criticas de la patronal de la hostelería Otea a iniciativas como la campaña "Oh¡viedo" para dinamizar el comercio y la hostelería en la ciudad, que arrancó como experiencia piloto en las fiestas de San Mateo.

A juicio del alcalde, hasta ahora el Ayuntamiento había actuado de forma "bastante sectaria" con algunos sectores, en particular el hostelero en el que se tomaban iniciativas "fundamentalmente para los amigos y que no eran abiertos a la ciudadanía".

"Sólo se contaba con una asociación y ahora se ha abierto a otros. Entiendo que quien tenía el monopolio no se encuentre a gusto, pero es que el Ayuntamiento es de todos los ciudadanos, oo es de un sector determinado, no es de los 'amigos'", ha añadido.

Por su parte, el concejal de Cultura y presidente de la SOF, Roberto Sánchez Ramos, ha criticado que el anterior equipo de gobierno sólo dejara "atado y bien atado" todo lo relacionado con los conciertos de La Ería, pero que el resto de las actividades públicas estaba "sin acordar".

Tras rehusar poner notas a las fiestas -"que sea el pueblo quien la ponga", ha dicho-, ha coincidido con López en rechazar La Ería como escenario de conciertos dado que se "usurpa" un espacio cedido al Real Oviedo y se aportan además 600.000 euros "para que los ovetenses vuelvan a pagar" por espectáculos que ya deberían estar sufragados a través de los impuestos.

"Si alguien quiere acuerdo para realizar eventos de pago, nos sentamos y hablamos", ha señalado Sánchez Ramos, que ha lamentado no haber dispuesto de fondos para mantener escenarios habituales en los últimos años como el de la plaza del Paraguas, convertido en una zona de 'botellón' que ha generado protestas de los vecinos.

A su juicio, el 'botellón' "es una cuestión cultural que ha venido para quedarse" y el problema es el comportamiento de quienes se suman a esta actividad que ha considerado "extraordinario" tras subrayar que, según Protección Civil, en todas las fiestas no se ha tenido que atender ni un solo caso de coma etílico.

Como cierre de las fiestas la (SOF) ha repartido seis mil bollos preñaos y otras tantas botellas de vino con la novedad, gracias al acuerdo alcanzado con la Asociación de Celiacos (ACEPA), de distribuir por primera vez doscientos bollos libres de gluten.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine