Así es mi pueblo... San Juan de Villapañada (IV)

Los jóvenes toman el testigo

Algunas poblaciones de la parroquia, como Rozadas, albergan familias con niños que invitan a pensar en un relevo generacional

26.09.2015 | 05:08
Arriba, la fuente de Santiago, en el antiguo camino. A la izquierda, Iván Fernández Gutiérrez con su yegua "Lluvia". A la derecha, Ángeles y Román Argüelles, de El Rosal. Debajo, un maizal y un hórreo.

Por todos es sabido que el Camino de Santiago cruza por la parroquia de San Juan de Villapañada. Sin embargo, Álvaro Valdés Díaz recuerda que en la zona conocida como La Tienda, en la misma parroquia, era por donde transcurría el primitivo camino que posteriormente fue derivado a la zona por la que va en la actualidad. "A este lugar por donde venía el Camino Primitivo se le conoce popularmente con el nombre de tierras de Santiago. El río que pasa entre estos campos lleva el mismo nombre, así como la fuente que se encuentra a un lado del camino y cuya fecha data de 1916", indica Valdés.

Por esta zona se continúa en dirección a El Rosal, donde se encuentran dos casas habitadas. Una es la de Ángeles y Román Argüelles. La primera es la abuela de Iván Fernández Gutiérrez, de 14 años, un chaval encantador que prefiere estar en el pueblo que en la villa porque le apasionan los animales. Muy buen estudiante, cuida con dedicación a su potra de un año, de raza pura español, "Lluvia", un animal que ya es toda una belleza. Más adelante, en otra casa, Estela Fernández recuerda, no sin cierta nostalgia, el tiempo de la molienda, oficio de sus padres y cuyo molino de maquila, conocido como el molín de la Garuya, rehabilitó con tanto esmero y cariño su marido, tanto el exterior como la propia maquinaria.

Más adelante, y ya en Rozadas, el número de habitantes aumenta. Hay alguna que otra familia con niños: concretamente cuatro que cuentan con servicio de transporte escolar. Y es que, mientras unos se van, otros llegan. Tal es el caso de José Ramón García y Azucena Suárez, naturales de Trubia (Oviedo) y San Tirso (Candamo), padres de Leire, de seis años. "Queríamos vivir en un pueblo y encontramos aquí, en La Quintana, nuestra casa. A la niña la recoge el autobús escolar y estamos muy cerca de Grado. Hay otros tres niños más en Rozadas", señalan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine