02 de octubre de 2015
02.10.2015

La creación, mejor sin límites

Los profesores y alumnos de la Escuela de Arte preparan su intervención artística para la Noche Blanca en el Campo San Francisco

02.10.2015 | 13:08

Demostrar que el campo de creación para un artista no tiene límites y hacer que la población sea partícipe de ello. Ese es el objetivo de la instalación que un grupo de profesores y 30 alumnos de segundo curso de los ciclos formativos de grado superior de la Escuela de Arte de Oviedo prepararon ayer en el Campo San Francisco, dentro de las actividades programadas para la Noche Blanca, que se celebra mañana en la ciudad.

"Hace tres semanas el Ayuntamiento nos pidió una colaboración para la Noche Blanca, y el departamento de Promoción y Desarrollo de la Escuela pensamos en qué hacer. Queríamos algo que nos permitiera trabajar con los alumnos de diferentes disciplinas y que les ayudara a ver de primera mano que todo lo que planeas en el taller cambia al hacerlo realidad", cuenta Laura Gutiérrez, profesora del centro y jefa de este departamento. Así nació "¿Me ves o no me ves?", una propuesta que se basa en la intervención en varios árboles, colocando en ellos letras que, desde el punto de vista adecuado, forman palabras relacionadas con el arte. "La intención es establecer un diálogo con el espectador, que es el que completará la instalación. Deberá buscar las diferentes partes que la componen, encontrar el punto exacto para poder interpretar la imagen caligrafiada, capturarla con su teléfono móvil y subirla a las redes sociales. Además de ser parte activa de una obra de arte, tendrán la oportunidad de llevarse una obra gráfica que sortearemos entre todos los que participen". Para entrar en el sorteo, solo hace falta subir la imagen con el hastag #eaonocheblanca.

Mientras Laura Gutiérrez daba estas explicaciones, el artista asturiano y también profesor de la escuela, Ricardo Mojardín, remataba el graffiti en una de las vendas de los troncos. "Pensamos en el Campo porque es un espacio muy aprovechable, en el centro de la ciudad, y que tiene mucho tránsito. Eso facilita que la gente se encuentre con algo inesperado y que llame su atención", explica.

Es el tercer año que participan en la Noche Blanca y, tras usar técnicas como el videomapping sobre fachadas de edificios, este año escogieron materiales reciclados, casi a coste cero, para demostrar a sus alumnos "que el espacio del arte no se limita a tu taller o a tu estudio, es mucho más global. Las formas de intervención están abiertas a cualquier planteamiento. Hay que perder el miedo a crear de cara al público y en lugares inusuales", añade.

Sus alumnos están de acuerdo. Héctor Blanco, estudiante de Grabado, afirma que "me parece genial esta toma de contacto con las instalaciones y que sea en una vía pública. Creo que la gente se va a interesar porque va a ver algo distinto y querrá saber qué pone". Su compañera del ciclo de Amueblamiento, Begoña Martínez, pide que estas actividades "no se limiten sólo a una noche".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine