Centro

"Rufo" recupera su color original tras sufrir un ataque con pintura

06.10.2015 | 02:47

La estatua del perro "Rufo", ubicada en las confluencias de las calles Doctor Casal y Uría, recuperó ayer su color original después de que, el pasado sábado, unos desconocidos le echaran por encima pintura azul. El suceso se convirtió en el primer ataque sufrido por una estatua que se inauguró el pasado 21 de septiembre, día de San Mateo. A primera hora de la mañana de ayer, uno de los operarios de limpieza del Ayuntamiento retiraba la pintura de la parte trasera de la estatua del animal, un perro callejero que se hizo famoso en la ciudad a finales de los años ochenta.

La idea de levantar una escultura para "Rufo" partió de la página "T Oviedo" en una red social y coincidió en el tiempo con otra promovida por uno de sus impulsores, Alejandro Labrador, quien, con la ayuda del Partido Animalista, logró una gran difusión de la propuesta, que al poco se hizo viral. El perro "Rufo" apareció en Oviedo cuando era casi un cachorro. Los ovetenses se encargaron de cuidarlo y alimentarlo durante algo más de una década, hasta que enfermó y fue trasladado al albergue municipal. Murió el 21 de septiembre del año 1997.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine