Sentido adiós al letrado Pelayo Botas, "hombre sencillo y de familia"

El abogado, fallecido a los 90 años, despuntó de joven como atleta y deja hijos y nietos que siguen su estela profesional

09.10.2015 | 04:18
La iglesia del Corazón de María durante el funeral por Pelayo Botas.

El abogado Pelayo Botas García-Barbón falleció el pasado martes en Oviedo, a los 90 años de edad, y ayer su familia y sus amigos le despidieron con un sentido funeral en la iglesia parroquial del Corazón de María, en la plaza de América. Allí, el capellán del Centro Médico, el jesuita Fermín Rodríguez, que lo acompañó durante su enfermedad y hasta su fallecimiento, lo describió durante su homilía como "un hombre sencillo, natural y de mucho sentido común". Varios de sus hijos y sus nietos siguieron su estela profesional y se han dedicado a las leyes. "Era un hombre de familia, excepcional y discreto", lo recordó el menor de sus hijos, Gonzalo Botas.

Destacó, además, que las pasiones de su padre "fueron siempre su familia y el mar, por ese orden" y contó que en su juventud despuntó en el atletismo y fue varias veces campeón de España de lanzamiento de jabalina, disco, peso y martillo.

Pelayo Botas García-Barbón había nacido en Oviedo el 26 de septiembre de 1925. Sus padres fueron Tomás Botas de las Alas Pumariño y María Covadonga García-Barbón y él fue el último en fallecer de los ocho hijos que tuvo aquel matrimonio.

Ejerció la abogacía durante 50 años y fue miembro de la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo. También estuvo colegiado en el de Gijón. En 1978 ingresó en la Academia Asturiana de Jurisprudencia.

Gonzalo Botas destaca, en la trayectoria profesional de su padre, que fue redactor de la ponencia que el Colegio de Abogados de Oviedo remitió al Ministerio para la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964 que alumbró el Decreto Boyer y consiguió la primera Sentencia del Tribunal Constitucional que reconoció la igualdad de derechos a la filiación matrimonial y no matrimonial para los nacidos antes de la Constitución. Gran parte de su actividad profesional estuvo dedicada a asuntos de responsabilidad civil, al derecho de propiedad, al de familia y sucesiones y a los arrendamientos urbanos.

Pelayo Botas enviudó en 2006 de Mari Tere González, con la que tuvo a sus cinco hijos: Pelayo, María, Ignacio, Álvaro y Gonzalo. Tres de ellos -Pelayo Ignacio y Gonzalo- son abogados como él. Deja también 12 nietos, una de los cuales es juez.

El funeral en memoria de Pelayo Botas García-Barbón congregó a la familia y a numerosos amigos. Cinco sacerdotes oficiaron la ceremonia religiosa. Además del de la parroquia donde tuvo lugar la misa, asistieron los curas de Pruvia y de Illás, el del Centro Médico y el del colegio donde estudiaron los hijos de la familia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine