Lola Mateos vuelve a reunir a viejos amigos y discípulos en su funeral asturiano

Ángeles Caso, que intervino al final de la misa en San Tirso, destacó su carisma y la recordó como "una mujer de Oviedo"

14.10.2015 | 03:58
Lobo y Caso, de frente, conversan con otras asistentes al funeral.

Decenas de viejos amigos, antiguos compañeros y agradecidos discípulos se reencontraron ayer por la tarde en la iglesia parroquial de San Tirso, en el funeral de Lola Mateos. La historiadora falleció el pasado 25 de septiembre en Salamanca, su localidad natal y la ciudad en la que residía desde su jubilación en 2009. Ayer las gentes de Oviedo con las que convivió durante más de cuarenta años -los que dedicó a la docencia en la Universidad de Oviedo- le rindieron homenaje, en el funeral que organizaron en su memoria.

La escritora Ángeles Caso, que fue alumna de la historiadora, tomó la palabra al final de la misa, a petición de algunos de los asistentes, y recordó a Lola Mateos. Habló de ella como "una mujer de Oviedo", sin que para ello fuera obstáculo su lugar de nacimiento, y como una presencia inevitable durante varias décadas en la ciudad. Era, dijo, "una profesora carismática" y "una buena amiga". Ayer Caso se la imaginaba sentada junto a una copa, en algún lugar impreciso desde el que estaría observándoles.

Al funeral, que ofició el párroco de San Tirso, Ángel Rodríguez, asistieron compañeros de facultad, de andanzas políticas, de correrías nocturnas y muchos de sus alumnos. Entre las caras conocidas estaban la del escultor Fernando Alba, el profesor de Historia del Arte Javier González Santos, el de Musicología Ramón Sobrino, la profesora del Conservatorio Ana Cristina Tolivar, la librera Pepa Ojanguren, la hostelera Yolanda Lobo, el ex presidente de la Sociedad General de Autores en Asturias Javier Vidal y el catedrático de Historia Miguel Ángel de Blas Cortina.

Lola Mateos, profesora de Historia Moderna, aunó la docencia con el activismo político y feminista, y con un intenso amor por la vida que para quienes la conocieron es probablemente su mejor enseñanza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine