Botas para andar en familia

Senderos de agua y montaña

24.10.2015 | 04:41
A la izquierda, el palacio de la Ferrería. A la derecha, dos zonas de la ruta.

La ruta de las Foces del Río Pendón y el Pico Varallonga comienza junto al antiguo balneario de Fuensanta, la actual planta embotelladora de aguas de Fuensanta. Allí se ubica el panel informativo del PR AS 45 de las Foces del Río Pendón. Cruzamos el puente sobre el río, giramos hacia la derecha y cogemos la pista de hormigón ascendente de la izquierda.

En el primer cruce tomamos el ramal de la izquierda que asciende entre bosques centenarios de castaños y, en poco más de media hora de ascenso, nos conduce al collado de Los Fornos.

Tras caminar un pequeño trecho llegamos al Collado de Fornos donde encontraremos una fuente y seguiremos las indicaciones para adentrarnos a la derecha y adentramos en Les Foces. Divisamos el camino colgado sobre el río y labrado en la roca. A partir de aquí el camino se vuelve llano y se adentra en la foz donde una cascada se desploma contra el camino, si es invierno y ha llovido bastante, tiene gran caudal y nos salpica al pasar a su lado.

El camino nos llevará casi al final a la altura del río Pendón, donde siguiendo las indicaciones tendremos un pequeño tramo de escaleras por el bosque hasta llegar al puente de madera Les Meceures, donde seguiremos por el bosque hasta cruzar el puente Pendón. Pasamos un pequeño puente de madera y seguimos el sendero que sube por unas lomas entre el bosque y cruza varias veces el río, entre árboles llenos de musgos y cascadas cantarinas. Cruzamos las cristalinas aguas hacia nuestra izquierda por entre las riegas: la de la derecha conocida como Bomalu y la de la izquierda, riega de Pendón.

Seguimos por el bosque de centenarias fayas y robles para volver a cruzar la riega de Bomalu a nuestra derecha por el Puente Pendón, donde cogemos el antiguo camino empedrado de la canal, en dirección noroeste, entre una vegetación exuberante de avellanos y robles. Hasta hace pocos años se utilizaba para acarrear la hierba de los prados de Pendón hacia los pueblos de Buyeres y Ovín. Al salir del bosque el camino incrementa la pendiente conduciéndonos hacia el Collau de la Canal, a donde llegamos después de dar unos cuantos zig-zag. En media hora superamos Les Revueltes, atrás dejamos Les Foces y las vistas sobre las cumbre que las alimentan se abren, teniendo una excelente panorámica de la zona de Los Picos Verdes (Cerisco y Múa), Dejando atrás uno de los parajes más bellos de Asturias por su salvaje virginidad. Descendemos ahora hacia el Mayáu Pastor donde vemos las cabañas utilizadas por los pastores de la zona y sus ganados.

En una de estas cabañas vemos una indicación hacia las Praeres la cual seguimos abandonando el Pr As 45 que continua hacia Fuensanta por una pista.

Seguimos el camín que sale por la derecha de la cabaña sobre la que hay una pintada que reza "Les Praeres". Avanzamos por una zona de bosque que existe detrás de las cabañas. La traza empieza bien, después encontraremos unos jitos y también unas manchas de pintura roja. Con cuidado seguimos riega arriba hasta salir del bosque donde ya vemos la peña a la derecha.

Ahora todo para arriba, por el camino que nos sea mas favorable. El avance por toda la cumbrera más Oriental es cómodo, no presenta muchos problemas. Según ascendemos las vistas empiezan a mejorar, en principio, al Norte, las vegas del Concejo de Nava con la Sierra del Sueve al Oeste. Pronto se llega a la cima donde nos recibe un vértice geodésico y desde donde la vista es excepcional, a nuestra izquierda, al Sur, empiezan a emerger los picos del Macizo Occidental de los Picos de Europa y de la Cordillera Cantábrica. Justo al oeste tenemos a la Sierra de Peñamayor, y debajo de nosotros les Praeres, por donde pasan los GR 105 y 109.

Desde aquí descendemos hacia les Praeres donde existe un chigre en el que se come bastante bien, que suele abrir los fines de semana. Una vez en la pista giramos a la derecha descendiendo hacia Nava hasta que llegamos al fondo del valle.

Nos encontramos con una desviación a la derecha, por la que seguimos hacia el este pasando por encima del caserio de Bacarral, donde existe un artesano de la madera, con una excelente vista del palacio de Palacio de la Ferrería, donde según dicen nacio Doña Jimena, esposa del Cid. llegando en poco tiempo al inicio de la ruta en Fuensanta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine