Lne.es »
Gente de Oviedo | JUAN ERNESTO VIGÓN FERNÁNDEZ | Empresario del sector hostelero

"Ahora existe una forma diferente de consumir; todo ha cambiado mucho"

"Oviedo tiene multitud de atractivos y la gente quiere venir a Asturias en avión; el aeropuerto necesita promoción"

31.10.2015 | 04:16
Juan Ernesto Vigón.

Juan Ernesto Vigón Fernández es un emprendedor, con mayúsculas, uno de esos empresarios vocacionales, que con tesón y dedicación forjó un grupo empresarial, considerado uno de los referentes en la hostelería asturiana. Nació en Nava en el año 1949 y allí vivió hasta que cumplió los 17 años. En ese momento se produjo un gran cambio en su vida. El joven Juan Ignacio se marchó a Buenos Aires, para trabajar en el país del cono sur donde tenía familiares. Se inició en el mundo de la hostelería, y al cabo de diez años regresó a la región. Corría el año 1977 y en España se vislumbraban nuevas oportunidades económicas. Juan Vigón tomó entonces otra de las decisiones trascendentales: regresar y asentarse en su tierra natal. Nunca se arrepintió.

De Nava a Buenos Aires. "Hasta los 17 años viví en Nava, el lugar en el que nací. A los 17 años me fui a Buenos Aires. Tenia allí familia dedicada a la hostelería. Me volví diez años después en el 1977. En aquel momento consideré que España ofrecía nuevas oportunidades. Las cosas iban mejor y se detectaba un tirón comercial importante. La verdad es que venía con intención de montar un negocio, pero en un sector distinto al de la hostelería. Al final pudo más la vocación que llevo dentro. Por más vueltas que le di decidí que la hostelería era lo mío. Me asocié con José Antonio Mayor, y fundamos el Llagar del Quesu. Unos años más tarde compré la parrilla Buenos Aires que estaba en el Naranco".

Un lugar estratégico. "Entonces tenía otro nombre. Yo se lo cambié. Estaba en un lugar estratégico y eso me gustaba. Me inspiré un poco en el tipo de negocios que yo había conocido en Argentina. En aquella época apenas había nada así en Asturias y tuvimos éxito. A la gente le gustaba mucho aquello de la parrilla. Luego se puso muy de moda. Así que, en cierto modo, fuimos pioneros en ese tipo de negocio. Ahora hay parrillas por todas partes".

La boda y el comienzo de una nueva vida. "Me casé aquí en Asturias y eso fue en su momento una de las cosas que sopesé para regresar. Sabían que si fundaba un hogar en la Argentina ya sería muy difícil volver. Si echas raíces en un sitio es complicado moverse de allí. Así que, en 1978 me casé con una asturiana, de Cabranes. Nos instalamos en Oviedo, en el Naranco. Tenemos dos hijos: Carmen, la chica, que es psicóloga y acaba de abrir un gabinete, y Juan, economista, volcado conmigo en los negocios. Estoy muy orgulloso de los dos. Me gusta que Juan siga mis pasos. Es bonito que los negocios sigan en manos de la familia, pero siempre y cuando las cosas se hagan bien y te gusten. Es una condición fundamental".

Una sociedad en evolución. "La sociedad asturiana y ovetense ha cambiado mucho en los últimos años. Creo que, sobre todo, existe una forma diferente de consumir. Antes se salía más a diario; ahora, se aprovechan más los fines de semana y festivos para disfrutar en familia o con amigos". Hay varios factores que confluyen en todo esto. La mujer se incorporó al mundo laboral y eso también ha traído nuevos hábitos. Todo se comparte más. Antes eran los hombres solos los que se tomaban una copa después del trabajo. Todo eso está bastante superado".

La repercusión de la crisis. "Los motivos económicos también pesan. Hace veinte años nos gastábamos mas de lo que podíamos. Ahora, quizá, tenemos demasiado miedo a consumir. Creo que los extremos nunca son buenos. Antes había que aconsejar a la gente que no pidiera tanto, ahora no es necesario hacerlo. Cambia, la gente, se nota mas. Ahora por la noche la gente no sale como antes. En cierto modo, sí somos mas europeos. Es bueno, que nos adaptemos a las circunstancias".

Diversificación en la hostelería. "Hace diez años decidí diversificar el negocio con un hotel en Oviedo. Es un tipo de negocio, más tranquilo, con un cliente de paso. La verdad es que me gusta la hostelería. Es el sector que conozco, al que he dedicado mi vida profesional".

Redimensionar el sector. "Opino que hay demasiados hoteles. El gran problema es que las cadenas tiran los precios, aunque en Asturias no ganen ni pierdan, y sitúan a los demás en una situación muy difícil para competir. Ellos pueden permitirse lujos que nosotros no. El comercio esta así. Se nota un poco de recuperación, pero no tanto. Cuando se llena Oviedo se nota".

El efecto dinamizador de los Premios. "Considero que los premios Princesa de Asturias son muy importantes para Oviedo y Asturias. Las cosas han quedado claras. Sería lamentable que diésemos pasitos para atrás. También habría que potenciar los congresos en la ciudad, y las comunicaciones. La gente quiere venir en avión, hace falta promocionar mas el aeropuerto. Oviedo tiene cosas muy bonitas que ver, pero un señor que pasa el Pajares con niebla, se queda asustado. Las comunicaciones son básicas Mi lugar favorito de Oviedo es ir del Naranco a la calle Uría hasta el Campoamor, un paseo precioso. Además, todos los barrios están muy bien".

Juan Vigón es una persona equilibrada y ponderada, que trata de analizar las cosas con perspectiva. Precisamente, eso es lo que falta aún para calibrar la repercusión del estudio de la OMS que atribuye a las carnes procesadas influencia en algunos tipos de cáncer. "A veces se dicen cosas sorprendentes, sin ser conscientes del daño que puede hacerse. Todo lo que se consuma en exceso puede ser dañino. Lo que hay que hacer es llevar una dieta equilibrada".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine