Lne.es »

Un elefante de camino a la escuela

"Yo me quedaría en casa", admite uno de los alumnos de Primaria que ayer vieron el documental sobre las dificultades que vencen niños menos afortunados para ir al colegio

05.11.2015 | 04:18
Los escolares en el patio de butacas del Filarmónica, minutos antes de la proyección de "Camino a la escuela".

Jackson vive en Kenia y todos los días, con su hermana pequeña, recorre 15 kilómetros para llegar a la escuela. Caminan por la sabana y sortean animales salvajes. "Le ataca un elefante", cuenta impresionada Vicky González, una de las niñas que ayer acudieron a la proyección en el teatro Filarmónica del documental "Camino a la escuela". "Es emocionante", cuenta una de sus compañeras, Sol Gómez, mientras que David Díez y Joaquín Pérez hablan de "sorpresa" y "tristeza" tras conocer las dificultades a las que cada día tienen que superar niños como ellos para llegar a su colegio. "Yo me quedaría en casa", reconoce con franqueza uno de los jóvenes espectadores.

A la proyección de ayer asistieron 788 alumnos ovetenses, de quinto y sexto curso de Primaria. Acudieron niños de los colegios La Milagrosa, Nazaret, Santo Domingo, del colegio público de Ventanielles, del Amor Misericordioso, del Baudilio Arce, el Buenavista II, La Corredoria, el Dolores Medio y el Lorenzo Novo Mier.

Sobre la pantalla siguieron las aventuras de otros cuatro niños, de edades similares a las suyas, para llegar al colegio y recibir una educación que les ayude a tener una vida mejor en el futuro.

La película, dirigida por Pascal Plisson y patrocinada por la Unesco, relata los avatares de Samuel, un chiquillo que no puede caminar y utiliza una silla de ruedas para desplazarse, vive en la India y llega a clase cada día empujado por sus cuatro hermanos, avanzando durante una hora por pedregales, entre la arena y salvando ríos. El argentino Carlitos, de 11 años, es otro de los protagonistas del documental, y cabalga hora y media para ir y volver a la escuela, por la pampa. Y el último relato es el de Zahira, una niña que vive en un pueblo del Atlas marroquí y que camina 22 kilómetros con sus amigas a través de las montañas para llegar al internado donde estudian.

Ahora, en sus colegios, los niños ovetenses y sus profesores tienen la oportunidad de ir más allá y profundizar en esas historias a través de diversas actividades complementarias, según las responsables del departamento de actividades extraescolares del Ayuntamiento de Oviedo, que organizó la proyección junto a la oenegé "Ayuda en Acción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine