Lne.es »

La víctima de la mancuerna denunció a su pareja por robarle 300 euros de la cuenta

Jorge Portillo, en prisión provisional, fue detenido por lesiones, daños, atentado a la autoridad y reclamación judicial, en Barcelona y Burgos

13.11.2015 | 04:24
El furgón policial traslada a Jorge Portillo a los Juzgados.

María Isabel Márquez Uría denunció a su pareja por sacarle 300 euros de la cuenta del banco sin su consentimiento y usando su tarjeta de crédito. Así consta en un atestado que la Jefatura Superior de Policía de Asturias remitió hace unos días al Juzgado de Instrucción de Guardia de Oviedo después de detener a Jorge Portillo Vega como presunto asesino de su compañera sentimental. Pero el historial delictivo del acusado es anterior al 5 de noviembre y se remonta a su adolescencia y juventud. Según ha averiguado LA NUEVA ESPAÑA le constan cuatro detenciones por lesiones, daños, atentado a la autoridad y reclamación judicial. Las tres primeras en Barcelona, y la cuarta en Burgos.

Portillo declaró en el juzgado de violencia sobre la mujer que llegó a sacar dinero de María Isabel con su tarjeta, "aunque luego se la devolvió y ella detectó que yo tenía algún problema". Además, afirmó que sus dificultades económicas empezaron en 2012 aproximadamente, "se agravaron el pasado mes de noviembre y se volvieron muy serias a partir de julio de este año".

De 51 años y natural de Barcelona, el ahora ingresado en Villabona de forma provisional, conoció a María Isabel hace cuatro años. Apenas tenía dinero y nunca consiguió un empleo estable en Oviedo, ciudad a la que se trasladó por razones desconocidas procedente de Bilbao. Desde entonces, mantuvo engañada a su pareja contándole que disfrutaba de una situación económica saneada y que incluso esperaba recibir dinero pendiente de trabajos anteriores. Cuando su pareja estaba a punto de descubrir todas las mentiras, decidió matarla. Para hacerlo, se bebió "casi de golpe" un litro de vino, ignoró la medicación que controla su trastorno de la personalidad y le asestó "cinco o seis golpes" en la cabeza a su pareja con la barra de una mancuerna.

El jueves 5 de noviembre, María Isabel se vistió temprano para ir al banco con su novio. Le habían bloqueado una tarjeta de crédito y no sabía por qué. Era el segundo suceso extraño que le ocurría en menos de diez días porque una avería le había dejado sin luz en casa. Al menos eso es lo que él le había dicho, pero en realidad se la habían cortado por falta de pago. Cuando él llegó, se tomó una botella de vino de un litro a espaldas de su compañera, fue al dormitorio, echó agua en una esquina y la llamó fingiendo que había una fuga de agua en la pared.

María Isabel se arrodilló en la cama para ver mejor el lugar por el que supuestamente salía el agua. En ese momento, su novio le asestó cinco golpes hasta matarla con la barra metálica de una mancuerna que guardaba debajo de la cama y que, supuestamente, compró hace años para ejercitar los músculos.

Portillo se entregó cuatro días después en la Comisaría del Natahoyo, en Gijón y confesó que había matado a su pareja. Antes de entregarse pasó dos noches en un hotel de la calle Santa Clara, se fue a tomar el vermú a una sidrería e intentó quitarse la vida.

El cadáver de María Isabel, natural de Bilbao y de 65 años, fue hallado por la Policía Nacional sobre las nueve y media de la mañana del lunes después de que los agentes fuesen alertados por los vecinos del edificio donde residía la pareja, en General Zuvillaga. Habían leído una carta en la que Portillo alertaba de lo ocurrido y advertía que a él también le iban a encontrar muerto.

"Estimados vecinos. Cuando leáis esta carta, estaré muerto. Mi pareja yace muerta en nuestro dormitorio", escribió Portillo, para el que la magistrada titular del juzgado de violencia sobre la mujer. Mónica Casado, decretó el martes prisión provisional y sin fianza, y le atribuyó un delito de asesinato (sin perjuicio de que pueda modificarse la calificación a lo largo de la instrucción).

Las mujeres que sufren violencia machista pueden llamar al número de teléfono 016, que es confidencial y gratuito, para recibir información sobre recursos sociales y jurídicos durante los 365 días del año. Además, disponen de asesores que les ayudarán a reclamar sus derechos laborales, ayudas económicas, o la búsqueda de hogares de acogida. Las llamadas de emergencia son derivadas al 112.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine